Juntas…. y revueltas

Los últimos días de marzo estuvieron llenos de juntas. El viernes 26 terminó una en Rio de Janeiro y el domingo 28 se acabó otra en Sirte… ¿En donde? En Sirte, en Libia… Luego don Obama se escapó de la casa blanca y fue a hacer una junta con el presidente Karzai y a saludar a los soldados en Afganistán. Muchas juntas interesantes en unos cuantos días. Y esas fueron nomás las más sonadas, porque, al mismo tiempo, ha de haber habido miles y miles de juntas en todo el mundo.
Cuando me enteré de esas juntas, apenas había terminado, con muchos trabajos, mi articulacho para El Avisacho y me dio flojera cambiarlo por este que habría venido más a cuento la semana pasada; Ahora que… tampoco tenía tiempo para cambiarlo, porque ese fin de semana tenía una junta con un buen amigo que quiso que nos juntáramos en su casa a una carne asada, porque era domingo de Ramos y él se apellida Ramos. Este amigo es de los que celebran desde el cumpleaños del perro hasta el santo del gato y, cuando no hay más, celebra la luna llena o el cuarto menguante; siempre está de humor, con ganas de celebrar y siempre disfruta sus celebraciones… de lo que sean. Buen anfitrión, aunque mal cocinero, porque cuando no se le quema la carne, se le queman las tortillas, o le quedan salados los frijoles, pero eso no impide que saboree los tacos con un gusto contagioso y repita lo que vengo oyendo desde los tiempos de Clinton: “Te aseguro que ni el Presidente (Clinton, Bush y ahora Obama) come tan sabroso como estamos comiendo, ¿o qué, mi Lic.?” “Claro que no”. Le digo convencido, porque aunque la comida no siempre salga bien, la convivencia siempre es agradable, las conversaciones sustanciosas y siempre quedan ganas de regresar, porque allí es donde he tenido las mejores juntas y donde más progreso hemos logrado. Cada vez que nos juntamos encontramos soluciones a todos los problemas que aquejan a la humanidad y siempre, al despedirnos, dejamos el mundo bien ordenado y en paz… no como otras juntas que no solucionan nada…
La reunión en Río de Janeiro, por ejemplo, era de la agencia internacional del Habitat, de las Naciones Unidas, para lograr viviendas para todos los humanos… la junta duró una semana y reunió unos 14,000 participantes… Que dizque van a mejorar las viviendas pobres en las ciudades… ¿crees tú que solucionaron, o solucionarán el problema? Y luego el trabajo que ha de ser asar carne para tanta gente en una junta de esas. Claro que hubo declaraciones, porque las declaraciones se preparan desde antes que empiece la junta. ¿Te acuerdas de la junta en Copenhague para la cuestión del calentamiento global? Muchos ya ni se arrimaron, porque se dieron cuenta que la declaración final ya la tenían redactada con tiempo… El caso fue que en la junta de Rio lo que más comentaron los pericodistas (estos son uno, los periodistas serios somos otros) fue el pleito por la sucesión al cargo, porque la encargada se retira después de diez años al frente de la agencia del Habitad de las Naciones Unidas y muchos quieren el puesto… para eso sirvió la junta…
La junta en Sirte, Libia, ciudad que pocos conocían, pero como es el lugar de origen de Gadafi, que era el que invitaba, aprovechó para traerle turismo. Allí fue la junta de la Liga de los países árabes… se le ha de llamar liga, porque se estira para un lado y para otro y se acomoda, pero no aprieta, mejor debería de ser laso o alambre… pero así se le llamó también a las Naciones (des) Unidas en un principio: Liga de Naciones…que tampoco aprietan y que en todo el tiempo que llevan de existir y después de miles de juntas, no han sido capaces de poner en paz al mundo ni de lograr que cada habitante del planeta tenga lo elemental para una existencia digna: casa vestido y sustento. Tampoco la junta de los árabes llegó a una declaración uniforme: mientras Libia y Siria querían terminar con las negociaciones de paz con Israel y buscar otros caminos, los demás dijeron que había que darles más tiempo… apenas llevan veinte años negociando….
El que parece que sí logró algo con su junta fue el presidente Obama, porque tanto se alborotó el presidente de Afganistán, que a los pocos días declaró que él no había robado votos, que los que lo habían intentado robarlos fueron los de las Naciones Unidas… ¡Bahhhh!
Se arregla una cosa y se descompone otra y es lo bueno, porque si se arreglara todo ya no habría necesidad de juntas y ¡Nos gustan las juntas!… Juntas de esto y de lo otro y lo de más allá….Sí, ya sé que tú crees que las únicas juntas buenas son esas que estás pensando, bribona, malpensada… o bien pensada… aunque tampoco de esas juntas salen cosas buenas todo el tiempo….
Y ahora dime sinceramente… ¿Te enteraste tú de esas juntas que te platiqué? ¿Hacía falta que te lo platicara? ¿Ganaste algo con enterarte de eso? ¿Es necesario que hagamos una junta para discutirlo?… No te preocupes, no va a tardar en invitarme mi amigo y vamos a volver a dejar el mundo bien ordenado, porque si las Naciones Unidas y todas las agencias internacionales se juntaran en una sencilla e improvisada carne asada con mi compa Nacho Ramos, con la raza, en lugar de sus juntas solemnes, bien planeadas y bien caras, sacarían mejores ideas y el mundo ya se hubiera compuesto desde… desde sabe cuando….

Salud y saludos y hasta la próxima semana…

A los pocos días de la junta de Rio vimos lo que pasó en las favelas… ¿Regresarían algunos de los 14 mil que estuvieron en la junta del Habitat de la Onu a ver lso estragos de los deslaves?

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s