Lo mejor de México

En caso que no lo hayas notado todavía, debo decirte que yo radico en Los Ángeles desde hace… muchos años, no por gusto, conste; ahora comprenderás por qué, al hablar de asuntos de México, a veces no doy en el blanco, estoy tirando desde muy lejos y ni mi puntería ni mi alcance son los de antes, con decirte que hasta los zapatos… bueno, pero ese es otro asunto. Aclarado eso, entenderás mejor lo que sigue.
Hace algunos años, cada que regresaba de México tenía que venir cargando quesos, cajeta, semillas de calabaza tostadas, pinole, “picones” y hasta tamales y otras sabrosuras… Arriesgando a que no dejaran pasar en la aduana la “tiendita” que traía. Todo pasó sin problemas todas las veces y sigue pasando… para otros, porque hace años que yo aprendí a decir que no traigo nada, que acá hay de todo; ya ni siquiera la consabida botella de tequila, porque un día se me quebró y me perfumó todo el veliz y tuve que exprimir las garras en un vaso para lograr un decente trago del apreciado licor.
Todavía, hace unos meses, andando en México, me tocó ver cómo un amigo mío le empacó un veliz a su papá que iba a venir a ver a sus hijos. Metí mi cuchara un poco, haciendo la observación de que le podían hacer la vida pesada en la aduana, porque aquel veliz era una obra del arte de empacar. Todo perfectamente dividido y repartido: Elotes asados, cocidos y crudos; tamales de elote y de carne de puerco, gorditas de horno, queso, pinole, cajeta y hasta un recipiente con mole…y un molcajete ya “curado”, todo en un velizote y todo llegó sano y salvo a Oakland… Don Juan venia con mucha fe… Y con muchas ganas de traerle esos regalitos a sus hijos…
Todo eso está bien, y si está mal o regular no es cosa que haga mucho daño. Nuestros familiares piensan que extrañamos esas cosas y con gusto nos las regalan, aunque el antojo es más nostalgia que realidad, porque a veces sucede que la cajeta se enlama y se hace vieja arrumbada en el refri y las gorditas de horno ya no tienen el sabor de aquellos años…
La mera verdad, es que si yo fuera encargado de esos asuntos pondría más atención a las cosas que pasan de un país a otro y sería muy cuidadoso en lo que dejaría pasar, porque entre las gorditas de horno y las semillas tostadas se vienen otras costumbres y malas mañas que allá funcionan, pero aquí no… NO TODO LO QUE FUNCIONA EN ESTADOS UNIDOS FUNCIONA EN MEXICO ni todo lo que funciona en México funciona en Estados Unidos, ¿me entiendes Méndez o te explico, Federico?
Los “braceros” de los años… de hace muchos años, traían un portafolio así de chiquillo, (Le decían portafolio a un velicito, como de esos que ahora les dicen truffle bag), con un ligero cambio de ropa, unos huaraches o unos zapatos extras, su rastrillo, porque les gustaba andar bien rasurados, una toalla y… yo creo que nomás, cuando mucho un jabón de olor por si las dudas y para que oliera bien la ropa, y con ese portafolio se regresaban… Ni traían ni llevaban, venían a trabajar y eso hacían: trabajaban y sólo se llevaban el fruto de su trabajo a su tierra. Eran bien vistos y apreciados… No hace mucho salió una historia en La Opinión, de un encuentro entre un “bracero” de aquellos años y su patrón que hace 50 años le arregló la mica… De esas historias hay muchas y por las bancas de las plazas de Jalos, San Miguel, San Julián y pueblos que voy pasando, en un día cualquiera se puede usted trenzar a la plática con algún ciudadano americano que “arregló” gracias al patrón que tuvo cuando anduvo de “bracero”, porque entonces no era tan mal visto el emigrante, era pura gente trabajadora y muchos gabachos no veían con malos ojos el que se quedaran aquí. Hoy puede ser que los nietos de aquellos patrones sean los que andan en manifes-taciones pidiendo que los emigrantes nos vayamos a nuestro país, con nuestras pandillas, nuestros muchachos mal educados, nuestros políticos corruptos y nuestras viejas güelferearas… (por unas pocas pierden muchas y por unos cuantos perdemos todos) Y uno se enoja cuando hasta muchos de la nuestra misma raza se unen al coro, pero pueque tengan razón, compadre. Los emigrantes de ahora ya no son los emigrantes de antes… Si antes se decía que este era el país de las oportunidades, se entendía que eran oportunidades de trabajo y de progreso honesto y legal…, pero pronto algunos vieron que también había oportunidades para los bandidos, los flojos, los vividores y se empezó a venir otra gente… Y los parques se llenaron de basura y los apartamentos de muchachos y las calles de pandillas…y de cholos…
En aquellos años muchos de los que nacieron aquí, por cosas del destino y no porque así lo buscaran, se los llevaron de niños a México o cualquier otro país de donde fueran y algunos supieron que tenían derechos en Estados Unidos hasta que ya estaban viejos y muchos nunca reclamaron nada; ahora hay mujeres que llegan embarazadas nomás para que el hijo nazca de este lado y el “güero Félix” les ayude a mantenerlo….y el güero Félix, es todo aquel que trabaja.
Hay que ver las cosas con serenidad y paciencia… Supongamos que las cosas fueran al revés, que los gringos fueran a México, como nosotros venimos acá, no les aguantaríamos muchas cosas que ellos nos aguantan. En primer lugar, con que empezaran con sus ceremonias religiosas, ya con eso habría serios problemas, Uno es un país católico y otro un país protestante; no nos gustaría que anduvieran ondeando sus banderas, que exigieran ser tratados bien… y sin embargo nosotros venimos y pedimos derechos como si estuviéramos en nuestra casa. Está bien que pidamos que se nos respeten nuestros derechos básicos, como seres humanos, que se nos legalice nuestra residencia, pero algo deberíamos de hacer para ganarla. Empezando por no hacer tanto ruido, porque somos muy ruidosos… ser responsables, trabajadores, emprendedores y educarnos, porque aunque a algunos les guste que seamos una bola de ignorantes fáciles de manejar, a la gente más seria les interesa que seamos gente preparada para que lleve adelante este país, porque eso de que venimos por un rato es una ilusión, una mentira muchas veces demostrada y comprobada. Aunque la idea sea de venir por un rato, por unos años, la realidad demuestra que muchos ya no regresamos, no porque nos falten ganas, sino porque no hay con qué..so las enchiladas.. Y los nietos ya no nos dejan ir y muchos pasamos los años de nuestra derrengada vida sin ser de aquí ni ser de allá. Criticamos al gobierno mexicano y al gringo y hacemos poco por mejorar uno u otro país. Qué bonito sería que trajéramos lo mejor de nuestro país y agarráramos lo mejor de este, pero no…, nomás mire usted algunos políticos latinos que tenemos, se trajeron las malas mañas de los políticos de allá y aprendieron las malas de los de acá y nuestras ciudades cuando no están en la quiebra están en la friega reponiendo lo robado. En muchos negocios ya no hay la seriedad ni se les tiene la confianza porque ha entrado la “tranza” y la “mordida”, que se vinieron entre las gorditas de horno, los quesos y las cajetas. Hay que reconocer serenamente que este país tiene cosas buenas, si no, no estuviéramos acá, y hay que reconocer que nuestros países de origen, aunque sean muy bonitos y tengan cosas buenas, también tienen muchas cosas malas… si no, no estuviéramos acá… ¡No traiga lo malo de su país! Aproveche la oportunidad para juntar y dar a su familia lo mejor de dos países… aprenda el orden, la organización y el deseo de superación, lea El Aviso y aprenda a vivir entre gente de diferente religión, de diferente costumbres, de diferente color, de diferente idiosincrasia… ¿qué quiere decir eso? Pues que hacen las gorditas de horno de otro modo…
Salud y saludos y hasta la próxima semana

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s