No hablaré de futbol…

No, señor, no caeré en la tentación ni en la provocación. No escribiré de futbol. ¿Está de moda? Bastante gente está al pendiente de la moda.  ¿…Y de dónde saldrían tantos expertos en futbol? A ratos se vuelven monótonos, ruidosos y enfadosos, como las vuvuzelas.  No, yo no voy a hablar de futbol.

Hablar de futbol es tan peligroso como hablar de religión o de política… Son cuestiones que lo exponen a uno a los peligros del fanatismo y de los fanáticos, porque todos tenemos opiniones diferentes y a veces encontradas… (…en la basura…parecen algunas).  Cada cabeza es un dios, digo: un mundo… hasta el más penitente critica a su presidente y ningún entrenador de futbol sabe más que mi vecino… (Y a veces hasta le creo).

¿Quieres que hable de futbol? Dime qué quieres oír y te lo digo, pero dar una opinión personal es exponerse a mil opiniones contrarias, (En este caso: 250,000 o ¿cuántas revistas se tiran por semana?).

Hoy entendemos fácilmente por qué el juego de la pelota llegó a ser sagrado en las viejas culturas del Nuevo Mundo que, dicho sea de paso, ya está perdiendo la oportunidad de ser verdaderamente el Nuevo Mundo; en ratos hasta parece más viejo que el viejo… Aunque bien pudiera ser que el juego de la pelota, el futbol, sea la gran oportunidad de renovar el mundo, dándole la religión única y verdadera del juego de la pelota. ¡Momento! No te espantes, ni rasgues tus vestiduras que no estoy fuera de lugar.  Espérate a las penales, a ver quién gana.

Otras religiones empezaron con mucho menos recursos que los que tiene el futbol… ¿De qué religión se puede decir que tenga santuarios tan grandes como los estadios? Y regados por todo el mundo. ¿Acaso no andan otras religiones pidiendo estadios prestados para alguna misa, evangelización o ceremonias importantes?  ¿Alguna vez les ha pedido el futbol algún templo para un partido importante? Ni siquiera para los mundiales… ¿Quiubo?

Dime de alguna religión que una y arrastre más parejo a todo el mundo y dejo el futbol y me convierto ahora mismo a ella… ¿Verdad que no? Santos, casi los tenemos en el futbol y si no los tenemos hoy se consiguen por docenas; milagros a cada rato se dan en el futbol, ceremonias y ceremonieros también, sacerdotes y pontífices salen en cuanto huelan el incienso y oigan el golpeteo de las monedas en la charola de la colecta, sólo que acá se llamarán Oficiales… mayores y menores, no sacerdotes.

Definitivamente. El nuevo mundo puede dar a todo el mundo la religión del futbol… ¿Dime si no es un acto grande de fe el que 30,000 fieles de la nueva religión vayan en peregrinación a un santuario de África del Sur  a venerar a sus santos?.. (No me consta, pero dicen que 30 mil mexicanos que fueron al mundial) ¡Esa es fe!… porque ni siquiera hacen milagros cuando se necesita…no son santos milagrosos.

Evidente que se harían unos cambios para hacer la religión más ecuménica…, porque todavía hay algunos “herejes” en el mundo, que no aceptan la  religión del futbol y algunos han llegado a blasfemar diciendo que es un juego simple, de reglas simples, para mentes simples y de ahí su gran “pegue” ¡Blasfemos! No verán que asisten presidentes, ex presidentes y gente famosa… ¡Cómo si hubiera gente simple entre esa gente!

No necesita más reglas el futbol. Pero se harán estos cambios para incorporar otros deportes en la nueva religión: Los jugadores pueden tomar la pelota con las manos en su mitad de la cancha, pero entrando a la mitad de la cancha del contario ya no se juega con la mano, se aplican las reglas actuales, con la excepción de que las penales se tirarán con la mano. Después del tiro de penal con la mano se tirará el basketgol, desde el mismo manchón, se tirará con el pie a un aro, como el del básquetbol, fijo sobre la portería, pero en forma vertical; pasar el balón por el aro dará un punto extra. El basquetgol se puede intentar en cualquier momento del partido. Después de un saque de meta el equipo tendrá 90 segundos para hacer un tiro a la portería contraria, o perderá la posesión del balón. Se les paga por meter goles, no por provocar “oles” y “olas” en las graderías.

Los saques laterales serán bateados. Un jugador contrario pichará el balón desde una distancia de nueve pasos; en caso que llegara a cuatro bolas se recorrerán otros nueve pasos acercándose a la portería, Si lo “poncha”, entonces sí, el equipo contario mete la bola al campo con la mano como se usa ahora.

Dado que algunos encuentran confusa la ley del offside, en la nueva religión se eliminan los fuera de lugar. Si en la vida tienes que cuidarte de trampas y traiciones, en el juego deberá de practicarse. Las colectas se harán a la entrada y durante el tiempo de descanso a la mitad del partido; a la salida habrá colecta únicamente cuando el partido haya sido muy bueno.

¡Viva el Fut! ¡Viva la nueva religión!

Las mentadas van al árbitro a mí puros comentarios buenos, o no los leo.

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s