PONIENDO EL MUNDO EN ORDEN…

Estaba pensando proponerle a mi Editor que sacáramos una sección que se titulara El Aviso Bueno. Una sección de puras noticias buenas, pero me contuve. Pensé que si lo proponía, me iba encargar que yo la escribiera y ¿de dónde iba a sacar material, si muy rara vez se ven buenas noticias en los noticieros?. La mayoría de las veces las noticias del mundo son tan deprimentes que uno llega a pensar que algo raro está pasando. No que sean noticias nuevas, son las mismas con diferentes nombres de lugares y personas, pero a veces se amontonan todas en un mismo noticiero que nos toca ver, y de tal forma que nos hacen pensar… “Es que ya estamos en el fin del mundo”, como decía mi abuela; como ha de haber dicho su abuela y como ha de haber dicho Eva cuando Caín mató a Abel: “Es que ya estamos en el fin del mundo”

El lunes pasado amanecí con la preocupación de que, a más de ser lunes, había que torear un mundo que andaba muy bravo y alrevesado. Las noticias del día anterior habían sido de guerras, atentados y más muertos y decapitados, más los desastres naturales: grandes inundaciones, temblores, el petróleo derramado en el océano, etc. y el lunes amanecía con noticias parecidas, que ni con el sabroso café se componían. Buscando alguna explicación al por qué de tantas noticias malas en el mundo fui a dar al cuarto de mi hijo menor a despertarlo porque hacía rato que había sonado su despertador y la puerta no se abría y otra vez tendría que salir corriendo para no llegar tarde a su trabajo, y allí, donde menos esperaba, encontré la respuesta al por qué el mundo andaba al revés.

Con trabajos empujé la puerta, porque había montón de cachivaches que la detenían. Por allí había pasado un huracán un tornado y todos los demás desastres naturales de que hablaban las noticias. Mi sorpresa fue momentánea. Hacía tiempo que no me asomaba al cuarto de mi hijo. Luego recordé que así era el modo como él guardaba sus cosas: todas a la vista, todas al alcance de la mano, nada en cajones, nada escondido. Algo me llamó la atención es especial y fue ver en una esquina un globo terráqueo mal acomodado en su estante, tan mal, que estaba con lo de arriba para abajo; tal vez se le habría caído y al ponerlo en el estante lo había puesto mal. Allí estaba la causa de que el mundo anduviera al revés. Desperté a mi hijo le expliqué que el mundo debería de ponerse bien y volvimos a acomodar el mundo con los países de arriba, arriba y los de abajo, abajo, cual debe ser, al tiempo que le recordaba que los paises; del su deberían de estar abajo, porque son los que sostienen a los de arriba, a los del norte . En eso apareció mi esposa y ayudó a mi hijo a componer su cuarto poniendo cada cosa en su lugar. Buena parte era basura. Las cosas que iban en cajones fueron a dar a los cajones; la ropa que debía de ir colgada se colgó y en un poco rato ese cuarto cambió de aspecto totalmente. Mi hijo creía que le costaría más trabajo recordar dónde estaba cada cosa, pero de cualquier manera pude notar en su mirada cierto gusto por ver su cuarto en orden. Yo sabía que él se daría inmediatamente a la tarea de volverlo a dejar como estaba, pero lo que sí le recomendé mucho fue que tuviera cuidado en no voltear el mundo al revés y yo me fui a la calle a recoger El Aviso y él se fue a su trabajo, los dos contentos por haber puesto el mundo en orden…

Ese día no escuché noticias. Me sentía satisfecho: habíamos ordenado el mundo y pensaba que el mundo se podría arreglar de forma sencilla: Bastaba con que cada uno  pusiéramos nuestro pequeño mundo en orden, con eso todo el mundo se ordenaría. Si cada uno nos preocupáramos de que nuestras relaciones familiares fueran buenas, nuestras relaciones de vecinos, de amigos… las relaciones en el mundo serían mejores, todo el mundo será mejor y dejará de andar tan alrevesado y a lo mejor hasta podríamos retrasar el fin del mundo.

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a PONIENDO EL MUNDO EN ORDEN…

  1. Martha dijo:

    Este articulo me gusto mucho… empezar a ordenar nuestro pequeño mundo (sacar la basura interior) para estar en armonía con lo que nos rodea. Una tarea diaria.
    Saludos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s