Los pleitos entre vecinos, o son por los carros o son por los niños…

Las bienaventuranzas lo dicen: Bienaventurado el que tiene buenos vecinos, porque vivirá en paz… ¡¿Cómo qué no lo dicen?! Bueno, pero de todos modos es cierto, ¿a poco no? Unos vecinos conscientes, amables garantizan una convivencia agradable. Unos vecinos intolerantes, inconscientes, metiches, conchudos y ruidosos harán la convivencia insoportable.

Los pleitos o desavenencias entre vecinos, a veces parece que se dan por pequeñeces…, puede ser, pero las más de las veces esas pequeñeces no son más que la paja que derrengó al camello, la gota que derramó el vaso. Así como hay unos divorcios que se cocinan en meses, como si estuvieran en ollas de presión… “¡Pero si apenas tenían seis meses y ya se divorciaron! “Hay otros divorcios que se dan como en esas ollas que llaman  slow cooker… y “¡Pero si ya llevaban 24 años de casados!,.. ¿Y ya pa’ qué se separan?” Así pasa con los vecinos… hay unos que al puro llegar al barrio se echan malo con todo mundo… (o por lo menos contigo, porque has de ser de esos que no se la llevan bien con nadie) otros duran más tiempo para caer mal, pero un día terminan por aislarse… ¡Ah, los buenos vecinos!, ¿quién los encontrará?

Cuando llegas nuevo a un vecindario, los vecino te prueban, te tantean y si te ponen la pata arriba ya nunca te la van a quitar… hay los que al día siguiente de que llegaron, con el pretexto de que se andan acomodando, te piden algo prestado, si les dices que sí, ten por seguro que todo el tiempo vas a estar prestándoles cosas, y muchas nunca regresaran a tu yarda aunque la veas del otro lado, y vas a tener que andar pidiendo prestado lo que es tuyo. Otros te pondrán a prueba de otros modos, por ejemplo; cuando yo me mudé a una casa, hace muchos años, como a los dos días de llegado al barrio un día se me ocurrió estacionar mi carro frente a mi casa, pero al otro lado de la calle, como quien dice estaba enfrente de la casa de enfrente… no pasaron ni diez minutos y apenas empezaba a sopear los frijoles cuando llegó un muchacho sonando la puerta… “dice mi papá que no le gusta que se anden estacionando en frente de la casa”… No, pues ni modo, me calenté. “anda y dile a tu papa, que revise su contrato, porque a lo mejor lo engañaron, dile que el compró la casa, pero la calle no, y que si a él no le gusta que se estacionen frente a su casa, a mi no me gusta que me interrumpan mi comida con pendejadas, eso le dices”… Se fue el muchacho pelando unos ojotes, como asombrado de que no fuera inmediatamente a mover mi carro. Vas a creer que en doce años que viví en ese barrio nunca cruzamos palabra ese vecino de la van negra y yo del carrito blanco, pero nunca tuvimos ninguna dificultad… porque nunca hubo razón. Buen abogado, mal vecino, dice el dicho…Claro, te estoy hablando de los tiempo cuando todavía quedaban gabachos entreverados en nuestros vecindarios y los que quedaban eran viejitos enamorados de sus casas o que pensaban que ya para qué se movían o gabachos pobres que no tenían para comprar muchos carros y había mucho estacionamiento en todas las calles. Pero luego llegamos nosotros y, aunque pobres, nos gusta tener un carro para cada día de la semana, por supuesto que todo el tiempo manejamos el mismo, porque a los otros, al que no le falla el motor le duele la trasmisión y los demás no tienen llantas, pero la calle la llenamos de carros y no va a tardar el tiempo en que a alguien se le ocurra encimarlos…. (¡Oye, nos ería mala idea vender jaulas para encimar carros! a muchos vecinos les servirían)

Otros vecinos te pondrán a prueba de otras maneras, como el del cuento, que si es cuento, no deja de ser buen ejemplo. Al recién llegado al vecindario le mandó el vecino del lado una charola llena de basura, nomás como puntada y para tantearlo. El vecino nuevo lavó la charola y se la devolvió colmada de frutas y flores de su jardín… “¿Pero por qué me mandas eso si yo te mandé  basura?”, le preguntó el vecino… “cada quien da lo que tiene” le dijo el vecino nuevo…  Lo cual es muy cierto

 

La mayoría de los pleitos entre vecinos o son por los carros o por niños… bueno a veces también por animales… (Mascotas debería de decir, pero no dije).

Se ha dicho y repetido y aquí lo vuelvo a decir, que los que venimos de otros países y de otros tiempos aquí nos volvemos muy consentidores con los hijos… y más con los nietos; no queremos ni que les dé el aire, como se decía en mis tiempos…mucho menos que alguien nos los regañe, o les diga alguna “ofensa”… grave, por ejemplo, si tu niño le dijo menso al hijo del vecino… de volada vendrá el menso del papá del hijo menso a reclamarte a ti, como si tú le hubieras aconsejado a tu hijo ¿y pa’ que iba el menso niño a decirle a su papa?  O si la hija del vecino le dijo a tu hijo que está feo… Ya no te va a caer bien ese vecino y buscarás la venganza. Pero hombre, ve bien al muchacho y verás que la niña tenía razón y además si no hubiera malos gustos, pobres de los feos y a la hora de la hora son los que tienen mejor suerte…. El problema grave es cuando un niño le pega a otro del vecindario… la cosa puede llegar hasta la delegación de policía, pasando por gritos y amenazas…y todo por un rasguño jugando. Claro que también se dan casos en que los niños se comportan con más madurez que los grandes que se portan como niños cuando alguien les toca sus juguetes, que son sus carros, cuidado con que te recargues, lo mojes cuando cortas tu césped o que le caiga yerba de la cortadora de zacate; pude ser que a veces lo hagas inconscientemente porque es el mismo carro que semana con semana te despierta los sábados, domingos y días festivos a las dos o tres de la mañana con una ruidosa alarma, porque la puso tan sensitiva que si se le para una fregada mosca al carro, suena la alarma;  o es el mismo carro que te tapa la entrada a tu casa poniendote la cola para que le pegues o la trompa para que lo beses… ¿qué tú haces lo mismo?. ah, pero tú venias de prisa,… no había más espacio, tú tienes escusa… pero ¿el vecino? ¿Qué escusa puede tener el vecino para incomodarte? Oh, si todos los vecinos fueran como tú de comprensivos, de amables, pero no….. cada quien es como es y cada quien apesta como pude… dijo el zorrillo… Queremos vivir juntos y apretados… tenemos que aguantarnos…

Salud y saludos y hasta la próxima semana…

EL PILÓN:
Dios les encargó a Adán y Eva que les pusieran nombre a todas las cosas del mundo. Pero como eran tantas y tantas las plantas y los animales y las piedras y las cosas, pronto se les olvidaba el nombre que les habían dado, entonces a Dios se le ocurrió una idea, con eso que siempre se le están ocurriendo cosas a dios… les dio una cajita con muchas letras de muchos tamaños para que se las pusieran al animal planta o cosa que nombraran y una vez puestas las letras ese nombre quedaría para siempre en la memoria de Adán y Eva y quedaría en la cosa de modo que todo el que la viera supiera lo que era, pero les encargó que tuvieran cuidado, porque una vez dado el nombre ya no se podía cambiar…. Sucedió que una noche, después de nombrar muchas cosas le pregunta Eva a Adán: “¿Y a esta cosa cómo le vamos a llamar?”  “Esto se va a llamar El penetrador”, dijo Adán con mucho énfasis, orgullo y presunción… Dicen los que lo conocieron que era algo así como el Arnold “El Terminator” y que hasta hablaba así con ese tono arcaico, como si todavía no hubiera terminado de aprender a hablar.
“Entonces tengo que usar de la letras chiquitas”, dijo Eva. “ No mujer, no, ¡cómo que de las chicas, si ni que no hubiera campo!” Eva usó letras grandes y nomás cupieron las que cupieron y por eso desde entonces El Penetrador, quedó corto y desde entonces se llamó nomás El Pene...
(Este ¿chiste? se me ocurrió, el otro día que estaba viendo…. bueno se me ocurrió, pero no lo completo bien, ¿alguna idea?)
Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s