La cruz y las caidas

Aprovechando las celebraciones religiosas de esta semana voy a hacerle publicidad a un librito, que está arriba en la pestaña de libros, A LA VERA DEL CAMINO (El viacrucis de los pobres) pondré unas dos “estaciones”  por día…

COMENTARIO DE UN OBSERVADOR DEL PUEBLO  DE AQUELLOS TIEMPOS…. (TERCERA PARTE DE 5)

    I

         ATRAPADO

 Con un beso traicionero,

te entregan a los soldados.

¿Creías que te escaparías?

¿Con todo lo que has hablado?

si a otros por cosas menores

más rápido los callaron.

Tú enseñabas la verdad

y se ve que no eres malo,

pero te faltó prudencia.

hablaste por todos lados,

diciendo siempre “verdades”

al que te saliera al paso;

y eso… pues, casi no se usa.

De niños nos enseñaron

a no decir la verdad

y a ocultar lo que pensamos.

+

 “Señora, se ve muy guapa”.

Aunque la vieja este fea.

“Mamá, yo te lo aseguro,

no me comí las galletas”.

y apenas puedes  hablar,

porque traes la boca llena

y el polvillo del azúcar

hasta te brilla en las jetas.

“Me da mucho gusto verte”.

 Y hasta los labios aprietas

para ocultar el disgusto

que te causa su presencia.

…+…

Toditos en este mundo

estamos bien entrenados

para pensar una cosa

y otra decir con los labios;

corazón, cabeza y lengua

Trabajan por separado,

cada uno a su conveniencia,

cada quien para su santo.

Eso todos lo sabemos,

y aún así nos engañamos…

¡Si seremos más…! Ni modo.

Convéncete: en este fango

hay que volverse serpiente

y andar con mucho cuidado;

medir uno sus palabras

y no hacer ningún escándalo;

porque tú, pues ni eres rico,

tampoco tienes soldados…

Yo no sé a qué te atenías

Pa’andar por ai predicando,

gritando a los sacerdotes

que eran sepulcros blanqueados,

nomás porque nunca cumplen

lo que la ley ha mandado…

si ellos arreglan las leyes,

a su antojo y conveniencia,

pa’ tenernos controlados,

los jijos de la fregada,

pero ellos no le hacen caso.

Las leyes son pa’los pobres,

son nomás pa’los de abajo.

Y luego ¿pa’ qué decías

que los ricos eran malos

nomás porque no reparten

el dinero que han ganado?…

Como quien dice, te echaste

malas con lo más granado

de la sociedad y son…

los que tienen palo y mando.

Si de veras fueras Dios,

creador y gran soberano,

deberías de conocer

a las obras de tus manos…

Bien puede ser que los hombres,

como tú lo has enseñado,

tengamos un mismo padre,

pero no somos “hermanos”.

No sé pa’que te metiste

a andar revolucionando

este mundo que pa’muchos

está muy bien ordenado.

y si no está, por lo menos

así les ha funcionado.

Debiste de comprender

que la religión es cosa

para el templo y comentarios,

pero no para aplicarla

a nuestra vida de diario.

Si ves, ni los sacerdote

practican lo que predican,

más bien hacen lo contrario

y tú querías ser sincero,

hombre, pues quién te creías…

se ve que eres muy novato.

De veras que me das pena,

pues se ve que no eres malo;

pero te faltó prudencia

y ahora que te han agarrado

para mí es casi seguro

que vas a ser condenado.

II

 DE HERODES A PILATOS

Como que ninguno quiere

perder el tiempo contigo.

Nadie quiere “molestarse”

en dictarte la sentencia,

ni el romano ni los tuyos.

Y todos te quieren muerto,

eso tenlo por seguro;

nomás que nadie se anima,

porque “el miedo no anda en burro”;

es lo que muchos decimos,

porque desde no sé dónde

traemos ese prejuicio

de ser muy supersticiosos

en cuestión de lo divino.

Pues como los jefes saben

lo que por ahí se ha dicho:

que eras el Mesías del cielo

y del mero Dios el hijo,

pos ahí tienes que no saben

lo que van a hacer contigo.

Por aquello de las dudas,

no quieren ser responsables

directos de tu destino.

Pero de esta no te escapas,

porque como dijo alguno:

El error y la ignorancia

son causa de muchos males

que sufre la humanidad.

Los errores más funestos

son de la superstición,

porque corrompe las fuentes,

que surten a la razón

 y el fanatismo que alienta

esos tan graves errores,

a matar sin sentir culpa,

es el que empuja a los hombres.

(esto lo dijo Voltér,

ai nomás ¿cómo la ves?)

Y estos que quieren matarte

mucho padecen de eso.

Y pasarán muchos años

pa’que se encuentre el remedio

que nos cure de esos males.

que causan los ignorantes

que quieren que todo el mundo

a fuerzas piense como ellos.

No porque estén convencidos

de que están en la verdad,

sino porque les conviene

para su comodidad.

Ignorantes que no saben

que mejor andaría mundo,

(para bien de esos malditos),

si de lo que predicabas

se aplicara algún poquito.

Ignorantes que no saben

de la única libertad:

la libertad del espíritu,

y que viven siendo esclavos

de rancias instituciones

que con el pasar del tiempo

la mentira hacen “verdad”

y hasta en una altar la ponen

y la Verdad descreditan

y la pintan tan macabra

que nadie la reconoce,

porque le cambian de cara.

Y a esa Verdad que libera,

que fue la que tú enseñaste,

le temen porque ya saben

que con ella no se juega:

Hay que jalar o hay que ahorcarse.

Mientras tanto ahí te traen

entre Herodes y Pilatos

yo nomás quisiera ver

quién va a ser el que se anime

a dictarte la sentencia.

Porque de esta no te escapas,

y no es que te desanime.

+

Nadie quiere ser el juez,

porque te matan por miedo:

miedo te tienen de vivo,

miedo te tendrán de muerto.

Porque nunca te escucharon,

porque no te comprendieron.

Ya aprenderán estos sonsos

que hacer mártires no es bueno.

 

 

III
 

CORONADO DE ESPINAS

Hay la creencia en la gente

que el que lleva la corona

es el que es más importante.

Pero eso sólo ocasiona

envidia y guerra constante.

Porque una sola corona,

es una gran distinción.

Todos tenemos cabeza

y podemos llevar una.

Por eso sería mejor

que no hubiera distinciones,

que no hubiera coronados,

o todos pasan por hijos,

o todos por entenados.

Hay cosas que aún creemos,

pero que son del pasado,

que sirvieron en un tiempo

pero hoy pueden estorbarnos…

Ya no debe de haber reyes

ni debe haber coronados;

así hay principios y normas,

libros y ritos y credos

que se veneran por viejos,

…pero no por verdaderos.

Nomás que viéndola bien

yo creo que mejor me callo,

porque por andar diciendo

cosas parecidas fue

por lo que a ti te agarraron.

Mejor retiro lo dicho

y me quedo sin corona,

porque a ti, para burlarse,

de espinas te la colocan.

Y en eso sí te aseguro

que te vas a distinguir

porque para mí que en eso

nadie te querrá seguir.

Muchos te siguen fervientes,

hasta con golpes de pecho,

y parecen muy sinceros

donde todo está parejo,

pero al empezar lo duro

se quedan en el camino

o regresan a sus pueblos.

En este caso está bien

que haya una sola corona.

Y ni intentes compartirla

porque esa corona es tuya

y ya nadie te la quita.

Eres el único rey

que trae corona de espinas.

Los que te querían ver rey

con una corona de oro,

aquí te darán la espalda

y te juzgarán de loco.

Pero déjalos que rían

y que disfruten su burla

ya ves que dicen por ai

que el que al último se ríe

es el que goza la burla.

Nomás con que no me falles,

tiene que venir la tuya,

porque ya se están volando:

te coronan, te flagelan..

y te siguen insultando

y eso ya es mucha tortura.

Pos ¿qué les dolieron tanto

las cosas que les decías?

O será pa’ dar ejemplo

a ver si nadie se anima

a predicar tu evangelio

y a practicar tu doctrina,

que les daña sus negocios

y su imagen desprestigia.

Pero van a equivocarse

porque esto ya no termina:

tú ya prendiste la mecha

y habrá muchos que le sigan;

nomás con que no le cambien

lo que dice tu doctrina,

porque ya verás que pronto

resultarán las envidias

y unos con tal de vender

van a hacer más facilita

la entrada al reino del cielo

con tal que caiga platita.

IV
 

CONDENADO A MUERTE

Instigado por las turbas,

por fin se animó el Romano;

turbas que son manejadas

por los que tienen el mando.

Y mira, los muy hipócritas,

ya nomás te condenaron,

en señal de que están limpios,

hasta se lavan las manos.

Pero el miedo no se quita,

por más que con el lavarse

crean que se quitan la culpa.

+

Te lo dije que esta gente,

con ese poder que tienen,

no quieren perder el tiempo,

cuando alguien no les conviene.

Lo vemos a cada rato

que el que busca ser “derecho”,

prontito que lo consigue,

porque lo dejan bien tieso:

derechito el condenao

y listo para el entierro,

porque a muchos, como tú,

se los aplacaron luego.

Antes a ti te dejaron

que anduvieras algún tiempo

predicando tu doctrina,

pues te ganaste el respeto

de algunas gentes de arriba

que un poco te comprendieron;

porque al cabo entre los ricos,

aunque nos cuesta creerlo,

hay algunos que sí piensan

y que tienen buen cerebro,

nomás que son minoría,

como José y Nicodemo,

que por mucho que lucharon,

liberarte no pudieron

y tuvieron que ceder

a los que te quieren muerto.

Porque debes de saber

que donde pusiste el dedo

es llaga que duele mucho:

criticar abiertamente

la religión de los viejos

te iba a meter en problemas

con los que cuidan el templo

y guardan las tradiciones

y nos dicen los misterios.

Criticar lo que creen todos,

así sea lo más… absurdo,

es arriesgar el pellejo.

No creo que no hayas sabido

que ibas a pagar el precio

que pagaron igualmente

los que corrieron el riego

de luchar por la justicia

y defender los derechos

de los que viven esclavos

igual de alma que de cuerpo.

Pero a lo mejor tú crees

que algo ganarás con eso;

será para que aprendamos

todos los que no sabemos

ni qué hacemos en el mundo

ni de dónde es que vinimos

ni dónde terminaremos,

¿Será para que entendamos

esta bola de animales

que más felices seremos

viviendo cual racionales… ?

Puede ser, pero Quién sabe…

El caso es que todo el tiempo

si el mundo ha cambiado un poco

ha sido gracias a “locos”,

como tú, porque han creído

que podían cambiar el mundo.

Y los “locos” son los únicos

que un poquito han conseguido,

porque no tuvieron miedo,

y por su gran fe en sí mismos,

que es la que a la hora de la hora

vale más que cualquier cosa,

porque de nada te sirve

creer en Dios y en el diablo

y en cosas maravillosas,

mientras no creas en ti mismo.

V

  LA CRUZ

 No te queda otra salida,

de todos modos te matan.

Toma la cruz y camina

y con la frente bien alta,

siquiera que alguno diga:

“supo morir en la raya”.

Para arrepentirse es tarde

y caso no creo que te hagan

y por ti sería muy sonso

el que les diera la cara.

Fue otro de tus errores…

¿Quién esperas que lo haga?

¿Los ricos? ¿Los poderosos?

Si ellos son los que te matan,

si ellos tienen la justicia,

porque son los que la pagan,

ya que la justicia es hombre

que come que bebe y baila.

Tú anduviste con los pobres

y los pobres nunca pagan,

porque ellos contra el dinero

nunca podrán hacer nada.

Debiste andar con los ricos,

ir muy seguido a sus casas

y decirles esas cosas

que sus oídos halagan,

y hasta hacerles algún truco

de esos que hacías con tus magias,

pero nada de verdades,

porque la verdad enfada.

Y ya ves lo que ganaste

por andar ahí con habladas:

una cruz con unos clavos

y las sienes coronadas.

Pues ¿qué nunca imaginaste

que este mundo ya no cambia?

¿No ves cómo se murieron

los que de justicia hablaban?

¿No ves que los meros jefes

no quieren que cambie nada?

Porque si todos hicieran

lo que tú les predicabas

perderían muchos negocios

que hoy tienen buenas entradas,

bajaría la economía

y se arruinaría la banca.

Debiste ser más prudente

y medir más tus palabras.

Pero pos ya es por demás,

ahora ni creas que te escapas.

Toma la cruz y camina.

Lleva la frente bien alta.

Siquiera que alguno diga:

“supo morir en la raya”

 

VI

 LAS CAIDAS

 No es raro que hayas caído.

Ni te aflijas ni te aflojes,

que caerse es muy común

que les suceda a los hombres.

No hay nadie que no se caiga

por lo menos una vez;

tú con ésta llevas tres

y tu cruz es muy pesada.

¿Ves lo que te echaste a cuestas?

Querer ser el salvador

de la humanidad es carga

que muchos han rechazado;

con decirte que hay un dicho:

métete de salvador

y saldrás crucificado”

Pero, pues bueno, ya estás

en el camino y ni modo.

Tienes que ser consecuente

con todo lo que enseñabas,

como le dijiste a Lázaro:

¡Vamos! Levántate y anda.

Ahora llega hasta el final

aunque muchas veces caigas.

Que no es delito caer,

siempre y cuando al levantarte

con más ánimo otra vez

firme vuelvas a pararte.

Que hay unos que se levantan,

pero nomás pa’correr

y eso no es de buen talante.

Hombre, caray ¿Cómo, pues… ?

Los cuadrúpedos no caen….

(y ya iba a decir los bueyes,

pero bueno… da lo mismo,

mejor así que se quede.)

Los cuadrúpedos no caen

tan fácil y las serpientes

mucho menos, pues se arrastran,

de modo que ni te apenes,

simplemente estas probando

que eres de la raza humana,

de tantos otros que han cáido,

pero luego se levantan,

pa’ remontarse muy alto..

a donde reinan las águilas;

quien quite y tu salgas de esos,

¡vamos, levántate y anda!.

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s