LA COLUMNA DEL LIC. VIDRIERA

sarte logoTe recomendé la semana pasada que no desperdiciaras tu tiempo y te dije que una forma de aprovecharlo es pensando…. Si tú solo no puedes pensar mas que tarugadas aburridas, entonces acompáñate de algún sabio, o dos o tres, que entiendas y que te caigan bien, para que te enseñen a pensar, ¡hay tantos libros que con gusto irían contigo! El chiste es que no te aburras, porque una vida aburrida es también una vida infeliz, y como tu compañía es la que siempre tienes y tendrás, porque ni siquiera sabemos si quitándose la vida logrará uno liberarse del aburrido que muchos llevan dentro, trata de no ser aburrido, de no aburrirte a ti mismo, si no te agradas solo, ¿te imaginas los demás cómo rehuirán tu aburrida compañía…? (No por eso te conviertas en payaso de los demás, como hacen algunos)
Lo primero que causa el aburrimiento es depresión y frustración, y la frustración causa estragos a las personas y al mundo. Gente frustrada y aburrida (infeliz) es la que causa las guerras, gente aburrida y frustrada es la terrorista de verdad y no los que se ven obligados a defender su suelo, su herencia, sus tradiciones y su ser como… no te quiero aburrir con esta historia, porque si te interesara el mundo andaría mejor.
Otro fruto más serio del aburrimiento es el odio. La gente aburrida es más propensa a odiar. La gente feliz, ocupada en ser feliz, no tiene tiempo para odiar y si decimos que lo que mueve el mundo no es el amor, puede ser que no andemos herrados ni errados… Las grandes acciones y grandes noticias son causadas por el odio… Vean los noticieros de hoy y revisen las noticias del pasado, las noticias de todos los tiempos, y me darán la razón, que guardamos más recuerdos de los actos y los daños del odio… ¿Será tan poco lo que ha hecho por amor a través de los siglos?
Es le odio el que causa las guerras, es el odio el que causa pobreza, hambre, y a fin de cuentas puede que sea el odio el que causa las grandes empresas y los grandes negocios que solo tienen como fin el dinero y no un mundo mejor… ¡pa’ darle en la madre a esos rusos! Pa’ chin..ar a los japoneses! ¡pa’ acabar con los judíos! ¡pa’ echar fuera a todos los mexicanos! ¡Pa ser el number one!
Nomás para poner un ejemplo reciente porque es el más sonado en las noticias, lo que pasó en París nos asusta simple y sencillamente porque cuantos más muertos hay, más posibilidad hay de que nos toque a nosotros, pero el mismo grito en el cielo deberíamos de poner cada que se comete un asesinato en cualquier parte del mundo, un solo acto de violencia debería de provocar nuestra protesta; cada que hay violencia, cada que se atenta contra los derechos más simples, más elementales de cada individuo deberíamos señalarlo y no sólo protestar, lamentarnos y quejarnos, sino buscar remedios… Por nuestra forma de reaccionar parece que pensamos y admitimos que de a uno por uno, sí se vale matar y degollarcosecha-siembra-cosecha y torturar, de a muchos no.
Dijo don Obama, (igual que otros líderes, que no tenían nada que decir y dijeron), que ese fue un atentado contra la humanidad… ¿Y los demás atentados, qué? ¿Un atentado en el Sinaí, un atentado en Líbano, un atentado en Libia, en Ayotzinapa, en Irak, en todo México, no son esos también atentados contra la humanidad?
¡Cuando sembré rosales coseché siempre rosas! Dijo el poeta, repitiendo lo que han dicho todos los sabios que en el mundo han sido: si siembras vientos cosechas tempestades, si plantas bombas cosecharás explosiones, eso hasta el ranchero menos culto te lo dice, te lo estoy diciendo.
El problema es que nos quejamos mucho y hacemos poco. Lo primero es informarnos realmente de lo que está pasando en el mundo, no solo saber distinguir los buenos de los malos… Sino que debemos de empezar por saber distinguir lo bueno de lo malo. Porque hasta en eso nos falla.
Necesitamos menos competencias y más convivencias en el mundo. Las competencias humillan y dan falso sentido de superioridad. Querer ser mejor que los demás, más poderosos que los demás no es lo mejor, hay que empezar por ser mejores que nosotros mismos…
Necesitamos renovar la esperanza en el mundo y la esperanza en la vida, necesitamos ofrecer a los jóvenes un mundo de esperanza un mundo donde puedan vivir y convivir, no solamente sobrevivir. Eso es lo que debíamos haber hecho antes, y no dejar pasar ni un día más sin intentarlo, debemos de quitar del gobiernos a los que se venden a las grandes corporaciones que están arruinando el planeta y haciendo imposible el vivir, a consta de hacerse ricos. Sobre todo, sobre todo, debemos quitar del poder a los vendidos a la maquinaria mundial de la guerra, contra esta maquinaria es la gran lucha de la humanidad, pero la ganaremos porque es la lucha por la sobrevivencia de la humanidad. Nadie que sienta amor por la humanidad va a tener preparadas bombas para exterminarla y gases para envenenarla… ¡Si serán más babosos…. ¡y nosotros todos también por permitirlo! Amén.

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s