L COLUMNA DEL LI. VIDRIERA… Un cuento…

Hurgando en mi extensa biblioteca, me encontré una historieta interesante y con buen mensaje …“Se la ha de haber pirateado del feis”, dirá alguno y mi honestidad no me dejará desmentirlo. “Entonces para que dice que…”, empezará a decir otro, y mi brutalidad lo callará tajante: “usted cállese no se meta en lo que no le importa y déjeme seguir platicando” …como te decía antes de las interrupciones, me encontré una historia interesante que de inmediatoluego pensé que podría encajar en alguna sección de el Aviso, pero antes de ofrecerla, en cofibreik la puse a prueba y la platiqué a tres que estaban oyendo. Uno dijo que era historia vieja y que la había oído de diferente manera… De inmediato pensé “si es vieja es buena”, aunque luego corregí y pensé “si es antigua es valiosa”. Otro dijo: “Así como se puede sacar una conclusión se puede sacar otra”. Yo dije “Bueno” aunque pensé “malo”. El otro que estaba oyendo, y que ha de ser sabio, se guardó sus comentarios…
Comprendí que no podría vender la historia supradicha, mejor aquí te la platico. Había una vez… una mujer que odiaba a su vecina. No sabía porqué, pero creía tener mil razones para odiarla y cada día encontraba más, porque el odio es una planta que crece mucho más rápido que la planta del amor, hasta que llegó el momento en que ya no soportaba saber que existía esa vecina y determinó que tenía que matarla. Un día visitó a una mujer que tenía fama de bruja, para conseguir un potente veneno o para que le aconsejara la mejor forma de matar a su vecina. La bruja, que como la mayoría de las brujas, no era más que una sabia mujer que, aparte de conocer la naturaleza y efectos de las plantas, era muy conocedora de la naturaleza humana, de sus virtudes y defectos. Escuchó a la mujer que procuraba el veneno, la observó, y luego le dijo que le daría el veneno más potente, pero con la condición de que siguiera el método que le iba a recomendar para que nadie pudiera sospechar de ella y la ley nunca le achacara el envenenamiento, porque las dos podrían peligrar una por darle el veneno y la otra por usarlo. De manera que tendría que ganarse la confianza de la vecina, hasta llegar a invitarla a su casa a tomarse un café y en ese café el pondría cada vez un poquito del polvo venenoso, de manera que poco a poco iría muriendo.
Como la vecina, era una buena persona y no sabía que era odiada, disimulaba las malas caras de su vecina pensando que padecía algún mal y la compadecía, por eso aceptó de buena gana el cambio y la amistad de la vecina… y pronto estaba tomando el café con veneno y todas las bebidas “envenenadas” que le ofrecía su vecina. Y pasó lo que nadie esperaba. No, no se murió la vecina, a la mujer se le fue acabando el odio, a medida que conocía a la vecina que tanto odiaba; la encontraba amable y encantadora y buena amiga, por lo que un día fue a visitar a la bruja y muy preocupada le dijo que necesitaba rápido un contraveneno para evitar que la vecina se muriera, porque en realidad era una buena mujer… y aquí es donde las versiones difieren unos dicen que la bruja le dijo: “…no te di veneno para matar a tu vecina sino un remedio para curar tu odio y veo que ha dado resultado, anda, vete en paz que esta brujería ha terminado”. Otros dicen que el veneno que le había dado era en realidad polvo de arroz, y que sí le dio el contraveneno para que siguiera frecuentando la amistad de su vecina, pero que el contraveneno era en realidad polvo de azúcar.
Más claro no canta un gallo. La enseñanza está clara. La ignorancia es fuente de miedo, odio, temor, intolerancia…
Muchos males han causado a la humanidad las luchas entre las tres grandes religiones monoteístas: cristianismo, islamismo y judaísmo. Los abogados del “divide y vencerás” hoy parece que estás tratando de avivar las rencillas religiosas, y eso podría traer serias consecuencias al mundo.
Si siguiéramos el ejemplo del cuento e invitáramos a esos que odiamos de otras razas, de otras religiones para darles su venenito lento mientras fingimos amistad, puede ser que termináramos siendo amigos de verdad, porque lo que nos separa es la ignorancia y más nos dividen las mentiras que uno y otros hemos creído y seguimos creyendo, que la Verdad que deberíamos de creer. Aprende esto: La mentira separa, la Verdad une.
El conocimiento y el saber conducen a la tolerancia, mientras que de la ignorancia nacen los fanatismos, la cerrazón, la intransigencia. Las religiones que usan el dogmatismo para mantener a susveneno7 fieles, porque teme y rechazan el pensamiento libre, esas religiones conducen a los pueblos al fanatismo, al embrutecimiento y a la inmoralidad, sí, señor….. y mucho de eso estamos viendo en el mundo.
Muchos no se acuerdan, pero hace casi mil años en la ciudad de Toledo convivieron y progresaron pacíficamente y por muchos años, musulmanes, cristianos y judíos; señal de que sí se puede convivir cuando hay más preocupación por el saber, como había en ese tiempo en las escuelas de Toledo, donde preocupaba el saber, antes que el creer, porque el creer sin saber, puede llevar al errer...

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s