TE LO PASO AL COSTO… Por: Ahí Lesvoy.

Una plática sobre el estreñimiento

Voltaire decía que era origen de todo mal

 

En el trabajo, el otro día encontré a una jovencita muy triste, “¿Problemas de amor?”, le pregunté. “Sí”, me contestó y le dije algo que la consolara… A los pocos días ya andaba contenta. Después encontré otra joven con cara todavía más triste y afligida, y queriendo hacer alarde de mis conocimientos sicológicos le dije muy seguro:

“Problemas de amor, ¿verdad?”.

“No, de estreñimiento” me contestó…. y no supe qué decirle para consolarla.

El estreñimiento no es mal moderno, ya lo citaban como un problema desde la antigüedad, en viejo papiros egipcios y en escritos del padre de la medicina, Hipócrates, así como en la medicina romana y china. Cuentan que los faraones tenían a su servicio a los llamados “guardianes del ano”, que se encargaban de examinar las heces y disponer de los medios necesarios para su emisión. Se prescribían enemas de forma habitual.
La palabra estreñimiento del griego Sthyfiheim, y del latín atytsis, significa apretar. En inglés dicen constipation. Se define como la expulsión dificultosa de las heces con un intervalo entre evacuaciones superior de 48 horas o con un número inferior a tres veces por semana. Varios personajes famosos de la historia lo han padecido, entre ellos Voltaire, que filosofaba sobre todas las cosas, y no dejó de hablar sobre ese mal… En el capítulo 7 de “Las orejas del conde Chestersfiel y el capellán Goudman” dice algo que aquí te paso al costo… un poco simplificado.
“Sucede que un día tres sabios discutían sobre el motor principal de todas las acciones del hombre. Gudman dijo que el amor y la ambición eran el motor de las acciones del hombre. Gorú, que había visitado más países, dijo que era el dinero el que movía la hombre a actuar. Sidronio, que era un gran anatomista les dijo que le principal motivo de las acciones del hombre era el excusado. Los otros dos se quedaron asombrados con esa respuesta, pero Sidronio sin hacer caso al asombro de sus compañeros continuó:
Siempre he notado que todos los asuntos de este mundo dependen de la opinión y del querer de un personaje principal, sea un rey, un presidente, un primer ministro, un general o un jefe cualquiera. Ahora bien: esa opinión y ese querer son el resultado inmediato de la manera en que los espíritus animales se filtran al cerebelo y de allí a la médula oblongada; estos espíritus animales dependen de la circulación de la sangre; esta aguafiestassangre depende de la formación del Quilo, el quilo es elaborado en la red del mesenterio, este mesenterio está pegado a los intestinos por unos filamentos muy finos; estos intestinos están llenos, si se me permite decirlo, de suciedad, “miércoles”, mierda. Ahora que, a pesar de las tres capas que envuelven cada intestino, la verdad es que estas capas están agujeradas como un cedazo, porque todo es abierto en la naturaleza, y no hay grano de arena, por imperceptible que parezca, que no tenga unos 500 poros, y se pueden pasar miles, y a lo mejor millones, de agujas a través de una bola de cañón, si es que se encuentran agujas suficientemente delgadas… De manera que ¿qué pasa con un hombre que esté estreñido? Los elementos más tenues y delicados de su “miércoles” se mezclan con el quilo (quilo es una sustancia lechosa que proviene del quimo y se mezcla con la sangre) en las venas de Aselio, van a la vena portal y al depósito de Pecquet (todas esas cosas las tienes en tu organismo), se meten a la vena subclava, entran al corazón del hombre más galante y de la mujer más coqueta. es rocío de suciedad seca lo que recorre por todo el cuerpo de un hombre estreñido. si ese rocío inunda la parénquima de los organizó, las venas y las glándulas de un hombre con bilis negra, su mal humor se volverá ferocidad, lo blanco de sus ojos se volverá llamas de fuego, sus labios estarán pegados el uno al otro, su complexión se mancha. Parece amenazar a todo mundo. Cuidado con acercársele. … hasta en caso de ir a arreglar un asunto con gente importante, es mejor averiguar con alguno de sus ayudantes si el señor ya hizo del baño… y es que eso del estreñimiento es cosa seria, no le dé risa, muchas veces causa escenas sangrientas. Cuentan que Cromwell no había podido hacer del escusado por una semana y fue cuando le cortó la cabeza al rey Carlos I… y más casos de muertes causadas por estreñidos, hasta se dice que Carlos IX, era el hombre más estreñido de Francia y que eso le causaba su mal temperamento que llevó a la matanza del día de San Bartolomé (1572).
Por el contrario, la gente que tiene carne en sus huesos, entrañas bien regadas de sangre limpia, y fácil y regular movimiento peristáltico, que descargan en el excusado cada mañana en cuanto toman su desayuno, en una forma fácil, como quien escupe, estas personas favorecidas por la naturaleza son gentiles, afables, graciosas, serviciales, compadecidas. Un “no” en boca de estas personas es más gracioso que un “sí” en boca de una persona estreñida… Hay que cuidarse de charlatanes, a mí me interesa más un régimen que mantenga mis humores en balance y que me dé una buena digestión y un sueño tranquilo…Beber caliente cuando hace frío y frío cuando hace calor. En todo ni más ni menos. Digerir bien, dormir bien. Tener gusto y tronar los dedos al resto del mundo”….Eso y más dijo Voltaire y yo aquí algo te paso al costo….

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s