LA COLUMNA DEL LIC. VIDRIERA… ¿Poderes?…

moisesSiento, lamento y me pesa, el no ser lo importante, influyente y poderoso que algunos pocos de mis lectores sospechan. Por lo cual pido, suplico y ruego que me disculpen, perdonen y dispensen por no poder ayudar cuando me piden en sus correos o cartas.
Hace ya un lustro, (lustro suena a mucho tiempo, pero solo son cinco años), bueno, hace cinco años que dije lo mismo a algunos de mis lectores y la respuesta fue recibir más peticiones. Voy a tratar de explicarme otra vez a ver si queda claro: ni soy dueño… (todavía) de la revista, ni estoy en libertad de escribir sobre lo que me dé la gana y menos de ciertas cosas… Soy un pobre escribano que se gana la vida escribiendo de esto de aquello y de lo de más allá, pero ni soy influyente, ni tengo muchos amigos, (y menos importantes), porque más bien soy retraído, tirando a misántropo. Soy un simple y sencillo empleado. No más, pero tampoco menos.
Por otro lado, deberían de comprender que la idea de mis escritos es atacar las raíces, al tronco, no a las ramas; hablar no sólo de las consecuencias y casos particulares, sino del origen y causas de los problemas.
Claro que es halagador que lleguen correos pidiéndome que les ayudes a enderezar su ciudad, o que les haga llegar sus mensajes a sus “servidores públicos”. Una señora quiere que le ayude a encarrilar a su hijo por el camino de la escritura, otro quiere que le explique algo de sabe qué rayos y radiaciones… Un amigo que compró un órgano y tiró la caja, ahora quiere que le ayude a vender el órgano para comprar la caja… pero la última caja, la de muerto. La última persona que ha pedido mi ayuda es una pobre abuelita indignada porque no ha podido llevar a la justicia al hombre al que descubrió abusando sexualmente a su nietecito, que vendría siendo entenado del violador. Comprendí el enojo, la angustia y el deseo de justicia de la abuelita, pero, como ella, me siento impotente…Los consejos que le podría dar ya se los dieron… (Como le dije en privado)
Pero, aunque me siento impotente ante tanto problema, al mismo tiempo, me siento halagado, y es que si la gente piensa que el Lic Vidriera es un Fregón………podría ser por algo….. ¿Qué tal que de veras tenga yo poder de hacer algo? ¿Qué tal que sea el elegido para enderezar el mundo? mmmmmh.
No me podía quedar así nomás. De manera que decidí hacer unos experimentos, pues, para desengañarme…
Yo creo que todos hemos hecho alguna tarugada absurda en la vida. No sé si hayas visto a Bill Cosby, el humorista que traen en enjuagues de acusaciones, en un show platicaba de cuando quiso cambiar a su hija en hijo… Él quería hijo y le nació hija y un día que estaba a solas con su niña recién nacida, le tapó los escapes y le sopló con fuerza en la boca, porque alguien le había dicho que si hacía eso con mucha fuerza, a la niña se le botaba el pitillo y ya crecería como niño… No pasó nada y aprendió a querer a su niña. ¡Pero lo platica de una forma que…!
Pues sucedió que el otro día andaba solo en la yarda de la casa de mi hijo limpiando unos magueyes y pensando en eso de que la gente espera “milagros” de mi parte y que a lo mejor sí tengo el poder. En una de esas que no había nadie a la vista, aventé la pala al suelo, así con un dejo de solemnidad, levantando la cara al cielo… pero no pasó nada.
Por allá de chico oí pláticas bíblicas de uno que aventaba un bastón al suelo y se le convertía en serpiente. Con cuidado recogí la pala, no fuera a ser que… nada. La volví a aventar… nada. Pero si la gente me tiene confianza, puedo ser el guía.
Esa misma tarde le di un “aventón” a un amigo allá para la Playa redonda, (esa que le dicen Redondo Beach). Lo dejé en su casa y le seguí ya solo a ver de cerca el mar antes de regresar. Yo sé que no fue un pensamiento inconsciente sino uno inconsistente el que me llevó hasta allá, porque luego se me ocurrió hacer el experimento: recogí una vara de la playa y levanté los brazos lo más alto que pude, como había visto a Charlton Heston en una película, y quise partir el mar en dos. Vi, así de lado con un ojo medio cerrado para no sorprenderme mucho en caso de que… pero nada: el fregao mar no se partió. Lo intenté otras dos veces y nada. A la tercera me alcanzó a ver un tipo que venía corriendo por la playa y, muy disimulado y silbando, aparenté que andaba espantando gaviotas y me regresé… me regresé pensando que a lo mejor me falló, porque el mar no estaba rojo. Voy a regresar una tarde de esas en que el mar se ve medio josco, medio cobrizo y, si logro hacer que se parta en dos, yo les aviso para que entonces sí me manden sus peticiones con la confianza de que les ayudaré; de que arreglaremos no sólo la ciudad de Bell, sino también las calles de South Gate y otras ciudades: Los servidores públicos… servirán y el pueblo les dictará su salario: los policías van a tener tiempo para detener maleantes, porque ya no tendrán que dar tantas infracciones a la gente que trabaja para pagar los altos sueldos de los que no trabajan… arreglaremos el mundo. Mientras tanto, sigan escribiéndome, pero comprendan soy un simple trabajador que escribe y nada más. Mientras tanto, aquí sigo practicando aventando este lápiz en el escritorio a ver si se convierte en lombriz…por algo se empieza…
En la próxima si le seguimos con los ciegos…. a ver si los hacemos ver… Salud y saludos

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a LA COLUMNA DEL LIC. VIDRIERA… ¿Poderes?…

  1. brisa malespin dijo:

    Me encantan la mayoría de sus artículos en El Aviso. Y eso es decir poco. Me emocionan profundamente por explicar con claridad cosas tan claras pero que la mayoría no logra ver. Porque se traga, sin digerir todo lo que escucha en las noticias. Después de leer su artículo que empieza con dos perros gruñendo y que fácil es hacerlos pelear, como analogía con que fácil es empezar una guerra en este mundo, por despreciables y horribles motivos. Admiro profundamente el análisis claro que desarrolla en este artículo y muchos más. Es Ud una voz para la paz. Alguien preguntó una vez como hacer para que haya paz en este mundo y esta persona contestó, cuando la voz de la paz sea más fuerte que la voz de la guerra. Suena simple y quizás ingenua, pero no, somos nosotros los millones que haremos esa voz tan fuerte que los tambores de la guerra serán silenciados. Nos olvidamos del poder que tenemos, la tv nos quita ese poder, muchos medios de comunicación nos quitan ese poder. Gracias por jugar un papel tan importante en esta realidad que tiene dos caras y gracias por mostrar la cara de la paz y el amor por el prójimo. Ansiosamente espero la revista para leer un artículo más, porque muchas veces me encuentro robandole sus valiosos argumentos en conversaciones que no quiero ganar, pero simplemente ser una luz que disipa la oscuridad, una voz más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s