DICHOS Y REFRANES… ………hasta el santo desconfía

CUANDO LA LIMOSNA ES GRANDE, HASTA EL SANTO DESCONFÍA.

LIMOSNA 2   La limosna consiste por lo general en dinero, pero también pueden ser objetos, que se dan a la iglesia o a los pobres, muchas veces en colectas religiosas. Pero con frecuencia se ofrece limosna a un santo en particular,  y hasta hay en algunos templos un cepo al pie de santos milagrosos para que los devotos dejen su limosna. De ahí viene la expresión.
El dicho se usa para advertir que cuando una persona recibe un favor, un obsequio, una ayuda o una alabanza desmedida, debe sospechar que hay algo detrás del hecho. Se puede sospechar de la sinceridad del dadivoso. De la calidad de lo regalado. Puede ser que el dinero sea falso, o mal habido. O también, y esto es lo más común, el dadivoso tiene intenciones ocultas, como pedir y esperar algo a cambio, y se corre el peligro al aceptar la limosna de que haya que pagarla muy cara… De ahí que “hasta los santos desconfíen” cuando reciben un gran donativo. Por ejemplo: Si tu patrón te nombra “Barrendero Supremo, Guardián único de escobas y trapeadores y Supervisor insustituible del brillo de los pisos”, quiere decir que… ¡quiere decir que le puedes decirle adiós al aumento que ya llevas cinco años pidiéndole!…

Sí, señor, cuando la limosna es grande… hasta el santo desconfía

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s