La columna del Lic. Vidriera ….y Te los paso al costo………

LA COLUMNA DEL LIC. VIDRIERA

Cuando alguien empieza un libro, un estudio, un ensayo, una charla, o un artículo  con el título “La verdad sobre….” casi puedes estar seguro que se trata de otro bu…en hombre, que cree que descubrió América y te va a contar verdades que ya se sabían desde hace mucho tiempo, pero él apenas se enteró y cree que las descubrió. O simplemente te contará que acaba de descubrir que lo que se ha venido diciendo sobre alguna cosa han sido puras mentiras… Eso también puede pasar, porque aunque no lo creas, venimos arrastrando mentiras verdadizadas desde hace siglos y siglos… Por eso estoy preparando yo un ensayo con el novedoso título “la verdad sobre… las mentiras que creemos” ..

Pero no, no te creas, casi siempre sucede que el que habla de verdades es porque es un  mentiroso… De la misma manera que los más interesados en ordenar el mundo somos aquellos que no podemos ordenar ni nuestras propias casas. Cosa parecida pasa con los que hablan mucho de sexo, casi siempre es porque están poco ocupados en esos menesteres… no aprenden a los que estamos tan ocupados que apenas si nos quedaría tiempo para hablar de… ¿de qué estábamos hablando?

De manera que tú más bien escucha al que no habla. Al que habla mucho escúchalo, si no te queda otra, pero júzgalo… de lucas. Pero al que vive bien, a ese hazle caso aunque no hable; fíjate cómo vive e imítalo. Al que habla mucho, créele poco, créele nada más lo que sostenga con hechos…. Predicadores, sermoneros y discursientos ha habido por millones en la historia de los tiempos y en tiempos de historia, pero si te fijas bien, la historia sólo guarda recuerdo de aquéllos que con su actuar dieron testimonio de lo que enseñaban y platicaban.

Grábate esto en la maceta, sólo pueden enseñar la verdad los que saben vivirla. Los fieles a la verdad, y de esos ha habido pocos y cada vez hay menos.  Tú sé firme en lo que crees, para que no dejes que te hagan creer, porque hoy andan muy entreverados los enemigos de la verdad y los enemigos de la mentira… o lo que es lo mismo, hubo barata en pieles de oveja y todos los lobos compraron.

Ya no hay la honestidad de la convicción… Aquélla que defendía Voltaire, cuando decía que respetaba al otro decir lo contrario de lo que él creía, con tal que lo dijera por convicción… y por eso era digno de respeto. Ahora cualquier ca…rbón quiere pintar blanco… cualquier ca… rbón vende su pluma, y a un “vendido” no se le puede defender, ni tiene perdón de la Verdad… que es lo mismo que decir no tiene perdón de Dios porque para muchos Dios y la verdad no sólo son compadres, carne y uña, sino que son una y la misma cosa.

¿Ya está sermoneando otra vez, Licenciado?

La mera verdad sí, es que es tan fácil sermonear…pero ay se me anda acabando el papel y mejor le dejo el sermón al Papa Francisco que se reunió hace unas semanas con periodistas de Italia y les dijo que… “ En el tiempo actual, con un flujo continuo de informaciones en los medios, es difícil llegar a la verdad definitiva”, por eso recomendó “…buscar acercarse lo más cerca posible de la verdad de los hechos y no decir o escribir, jamás, una cosa que se sabe, en conciencia, que no es verdadera”.

Al mismo tiempo urgió a no someter la propia profesión a las lógicas de los intereses de parte, sean ellos económicos o políticos, porque.. “la vocación del periodismo es ayudar a la convivencia social buscando la verdad”.

“Debería siempre hacernos reflexionar que, en el curso de la historia, las dictaduras -de cualquier orientación y color- siempre buscaron no sólo apropiarse de los medios de comunicación, sino -también- imponer nuevas reglas a la profesión periodística”. Dijo el Papa

Y es que hoy en día lo que vemos en periodismo mundial es a los del Sur maldiciendo a los del norte; los del Norte desprestigiando a los del sur… Los de Occidente diciendo que son superiores a los de oriente. Los de Oriente se riéndose de la moderna ignorancia de los de occidente… Y ahora a todos les dio por hacer su guerras en el Medio… Y esos pobres del centro no tienen ni voz ni voto, para desprestigiar a nadie. En este mundo todos acusan a todos. Los malos son los otros… siempre… ¿Y tú crees todo lo que te dicen? Tas hasta la.. hay que pelar la oreja bien para poder analizar…. o mejor no oír… porque el aire está contaminado, hay más mentira que verdad…. ¿o qué?

TE LO PASO AL COSTO…

LA MUJER QUE PARÍA CONEJOS

Hace 290 años, en Inglaterra, una mujer engañó a los doctores y a mucha gente, haciendo que paría, o abortaba, conejos. A muchos les parecerá una locura que la gente pudiera creer semejante cosa… Bueno, por un lado, en ese tiempo se sabía poco a ciencia cierta sobre la concepción. Incluso gente educada creía que las mujeres podían afectar el desarrollo de los huesos del feto con su pensamiento… Por otro lado, en cuanto más increíble parezca la historia, como que la gente está más presta a creerla. Hace unas semanconejos3as te platicaba del susto que causó un programa de radio que hizo creer a la gente que habían llegado los marcianos matando gente… Y qué tanto hace que gente viajaba de aquí a Filipinas porque allá había un doctor que operaba sin bisturí y con las manos sacaba pedazos de carne y grasa del enfermo sin hacerle ninguna herida… Esto de la mujer que “paría” conejos no es un cuento de fantasía, es una historia real que llenó las portadas de las publicaciones de la época.
“Desde que les escribí, la pobre mujer ha dado a luz tres nuevos conejos, todos ellos a medio crecer; el último duró 23 horas dentro del útero antes de morir. Si usted tiene alguna persona curiosa que quiera venir a verlo con sus propios ojos, parece que tiene otro en su útero, así que puede venir a sacárselo cuando quiera. No sé cuántos conejos le quedan adentro”.
Así le escribió John Howard, el doctor dle poblado de Guilford, Inglaterra, a Nathaniel St Andre, médico de la corte del rey Jorge I en 1763.
La “pobre mujer” era Mary Toft, de 23 años. que en Septiembre de 1726, tuvo su primer hijo: un conejo. Ante el horrorizado clamor de la familia de la joven, el cirujano John Howard, se dirigió a la casa de los Tofts, donde increíblemente ayudó a hacer parir un total de nueve conejos. Para aumentar el horror de la situación, todos nacieron muertos y mutilados.
Ante la suculenta historia, El doctor de la corte fue a examinarla. Pero no muy convencido pidió que la llevaran a Londres para más estudios y observación.
“El 23 de abril pasado, mientras orinaba en el campo, vio un conejo saltando cerca de ella,corriendo. Por eso desarrolló una fijación por los conejos”, escribió el médico real.
Más bien allí le nació la idea a María de parir conejos, todo para engañar a la gente y lograr una pensión del rey Jorge I. Se dice que cuando vio el conejo que la sorprendió, Toft estaba embarazada y aparentemente tuvo un aborto espontáneo poco antes de que naciera el bebé.
Fue después de esta dramática experiencia que Mary, apoyada por su marido y por el doctor Howard, comenzó a decir que estaba dando a luz conejos.
A pesar de que salían muertos de su vientre, parecían estar saltando dentro de ella, en su estómago, según observó un doctor que la examinó. Richard Manningham, quien la examinó.
Por fin un doctor observó que María caminaba por la habitación presionando sus rodillas, como si tuviera miedo de que algo se cayera. Luego el portero de edificio donde se hospeda maría en Londres platicó que Mary le encargó que le llevarla un conejo, el más pequeño que encontrara….
A principios de diciembre ya había parido 10 conejos… partes disecadas de conejos eran introducidas a su cuerpo, (a su vagina) ella las mantenía por horas más tarde su cuerpo las expulsaba. Pero ya en Londres era muy difícil seguir con la estafa con observados muy de cerca.
Por fin el 7 de diciembre, cuando un doctor le dijo a Mary que la iban a abrir para analizar sus entrañas, la mujer confesó le engaño…
Ya para entonces la historia aparecía en publicaciones en Londres y acaparaba los comentarios del populacho…
Como técnicamente fingir un embarazo de conejos no era delito, Toft fue puesta en libertad sin cargos.
Murió 40 años después y en su certificado de defunción en la iglesia quedó registrada como: “Mary Toft, viuda y la impostora del conejo”.

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s