DICHOS Y HUMARADA DE LA SEMANA…

¡HASTA LAS CACHAS!

cachas Cachas son las dos piezas de madera, metal, hueso, etc…. de que se compone el mango de la navaja, cuchillos y hasta de pistolas… Y el término se suele utilizar en plural. Viene del árabe calch cabo de cuchillo o empuñadura. En latín capulos, caplus, empuñadura de cuchillo… Cuando se le entierra el cuchillo a un animal “hasta las cachas”, quiere decir que le enterramos todo el cuchillo… “Le enterró el cuchillo al oso hasta las cachas y aún así el oso seguía feroz”.

Por lo general yo he oído el dicho “vienes (o andas) hasta las cachas” aplicado al que anda bien borracho, o alguien o algo que llenó completamente… “El camión venía hasta las cachas de gente”

También se dice “hasta las trancas” con el mismo significado… Las trancas eran esos maderos con que se aseguraban las puertas, por lo general se ponía atravesado a media puerta, cuando, como una inundación era grande y llegaba hasta las trancas era algo de qué hablar… ¡hasta las trancas”

Según algunos en un tiempo se les llamó cachas a las piernas, y las piernas rematan en esa parte PORTADA REFRANES sin avisoque en buen latín se decía culus, y en mal español se le llama trasero o culo… que no sé por qué tenga que ser vista como palabra vulgar si todos tenemos uno y en todos los diccionarios está…. pero que algunos lo tomen como medida es otra historia.  De cualquier modo algunos en lugar de decir  “hasta las cachas”  dicen “vienes hasta atrás”… o “vienes hasta las nachas”, o de plano, “vienes hasta el cu…”…

 

 

HUMORADA

portada-humoradas-nueva La esposa de Macario salió embarazada. Como ya estaba entradita en años y ya le había pasado algún percance, dijo que ese embarazo lo iba a cuidar con todo su corazón. De manera que le informó a Macario que la cama no iba a rechinar más, y que ni se le acercara con intenciones de…. Macario comprendió, pero después de unos días se veía medio triste y malhumorado. Su mujer era comprensiva, así que le dijo que ella se haría que no sabía nada si Macario iba a la casa de citas a saciar sus necesidades hombrunas, y como ese mes había hecho unos ahorros en la casa, le dio a Macario 500 pesos para sus gastos.

Ese mismo día se perdió Macario un rato, muy contento de tener una mujer tan comprensiva. Cuando regresó muy sereno, aparentando inocencia, pero con una sonrisa de satisfacción que lo delataba….

— ¿Cómo te fue en la casa esa con las pirujas?

Le preguntó su mujer aparentando tranquilidad.

–Pos fíjate que no tuve que ir allá, en el camino me topé con la comadre, que venía a verte. Me preguntó a dónde iba, y se lo conté. Me dijo que para qué iba a gastar dinero con mujeres que ni conocía y hasta arriesgando una enfermedad, que por el mismo dinero ella me dejaría contento y así fue….

–¿Y te agarró el dinero?

— Me agarró todo y el dinero también…

Allí sí explotó en coraje la mujer de Macario

— “¡Eso sí es no tener… nadita de vergüenza! ¡Jamás esperé eso de mi comadre! Que te diga a ver cuándo le cobré yo un centavo a tu compadre las dos veces que ella estuvo embarazada… ¡¡jijatodas-las-columnas de.. todos modos!!!.

 

 

 

 

Búsquelos en amazon.com en libros Mario Soto Centeno

 

 

 

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en dichos y refranes y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s