DICHOS Y REFRANES. Perro que lame mucho…

“Cuando mucho lame el perro, acaba por sacar sangre”

En México le decimos “lambiscon” o “lambiche” al adulador. Dcien que los vampiros no chupan sino que lamen la sangre, lamen y lamen hasta que brota la sangre y lamen y lamen hasta que se llenan…
Así los perros, a base de mucho lamer pueden llegar a sacar sangre…
El dicho se refiere a que los que mucho nos halagan, casi siempre lo hacen con el fin de lograr un propósito en que nosotros resultaremos dañados, porque somos los que pagaremos el pato.

De una persona muy dura para dar o prestar se dice “Primero le sacas sangre a una piedra que a ese fulano”

También se puede aplicar el dicho a que los muchos cariños al final terminan perjudicando al acariciado, y pueque hasta al acariciador.
“El patrón ya agarró sangrita, (dinero) hay que tratarlo bien (Lamerle) a ver si le podemos sacar algo…” y como te decía… primero le sacas sangre a una piedra lambiéndola que …

 

 

HUMORADA

Dos amigas de la vida galante estaban platicando sus aventuras de la noche anterior. Libertina le dijo a Pomposa….

—“Fíjate que anoche me llego a mi esquina un hombre bien guapo, alto elegante, amable y… haz de cuenta así como el Licenciado Vidriera. Me preguntó el precio de mis servicios. Le dije que serían 2 mil pesos por servicio completo, tú sabes, “una vuelta la mundo” El pobre hombre se puso triste y hasta me enseñó la cartera donde sólo traía 200 pesos. Le dije que lo único que podía darle por 200 pesos era un beso cachondón, y eso para que no se fuera en blanco. Aceptó mi oferta, pero fue él quien me dio el beso. ¡Ah, bárbaro! Nunca me habían besado con tanta maestría y tanta pasión. Lo dejé que hiciera y durara lo que durara en ese beso. El caso fue que cuando retiró sus labios de mi boca, me sentí desfallecer. Las piernas me latían y se me abría el corazón -o al revés-, pero mi cuerpo estaba ganoso, quería más, pedía más….

—“¡Fantástica experiencia! -exclamó Pomposa con admiración-. Y ¿qué hiciste, Libertina?”
—-“¿Pues qué querías que hiciera? ¡Le presté los mil 800 pesos que le faltaban para lo demás y nos fuimos de prisa al motel….!”.

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en dichos y refranes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s