Por qué se llama como se llama… Hawthorne, Ca.

 

La actual ciudad de Hawthorne ocupa terrenos que fueron del Rancho El Sauzal Redondo de don Antonio Ygnacio Ávila, que fue el primer usuario registrado y luego dueño del Rancho El Sauzal Redondo.

En 1822 obtuvo permiso del capitán Noriega, comandante militar mexicano con sede en Santa Bárbara, para construir un corral y mantener su ganado en El Sauzal Redondo. El nombre de Ávila es conocido en la historia de California. El padre de Antonio, Cornelio Ávila, se estableció en el Pueblo de Los Ángeles en 1783 y tenía cinco hijos y uno de ellos construyó la famosa casa de Ávila en la calle Olvera de Los Ángeles.

En 1837 el gobernador Alvarado, en nombre de México, concedió a Ávila El Sauzal Redondo de aproximadamente 22,460 acres, e incluía las actuales ciudades de Hawthorne, Inglewood, Playa del Rey, Lawndale, El Segundo, Manhattan Beach, Hermosa Beach, Redondo Beach, Torrance y Gardena.

En 1860, justo antes del estallido de la Guerra Civil, Sir Robert Burnett vino de Escocia a visitar California. Le gustó el clima y el ambiente español, y Sir Robert decidió convertirse en un ranchero y compró el Sauzal Redondo por $30,000.00 ($1.28 acre) a los herederos de don Antonio Ávila. (Ávila murió en 1858). El noble escocés aumentó las ovejas y las operaciones a un grado considerable de ganadería. Uno de sus primeros proyectos era plantar de miles de eucaliptos, pirules y árboles frutales. Pero en 1873, Burnett decidió vender el rancho y regresar a Escocia. Se cree que la razón fue que la señora Burnett sentía nostalgia por su tierra natal y deseaba pasar sus últimos años allá.

Daniel Freeman, un canadiense, rentó El Sauzal Redondo en 1873, por $7,500 de alquiler anual con opción de compra por $150,000. Freeman llegó a California después de leer un libro popular de la época titulado “California: para salud, placer y residencia” escrito por un tal Charles Nordhoff. Freeman volvió a llenar el rancho con ovejas y continuó con el plan de Burnett de plantar árboles.  Plantó miles de árboles: eucaliptos, pirules, naranjos, limones, almendras, limas y olivos. También desarrolló las fuentes de agua subterránea en todo el Rancho mediante molinos de viento. Freeman se dedicó también a la crianza de caballos, que llegaron a ser de los mejores de la zona.

En 1875 y 1876, una severa sequía causó la pérdida de casi la mitad de las más de 50.000 cabezas de ovejas y ganado de Freeman. A raíz de eso se dedicó a sembrar cebaba y le fue bien.

Doce años después de estar rentando el rancho, Freeman usó su opción de compra y el 4 de mayo de 1885 Sir Robert Burnett y señora pasaron la propiedad a Freeman. Los registros muestran el precio de venta de $140.000. (Por 1882 Freeman ya había comprado una pequeña porción de la tierra por $22,242).

Se cree que lo que estimuló a Freeman a comprar el Sauzal Redondo fue que se estaba planeando la línea de ferrocarril Los Ángeles a Redondo, lo que aceleró el desarrollo.

En 1887 varios grupos de inversionistas, alentados por el ferrocarril, compraron grandes cantidades de terreno de Freeman con el fin de fraccionar para fundar pueblos… y se empezaron trabajos de agua, gas, cañerías y depósitos. Una de estas empresas fue Hawthorne Land Company. Esto marcó el principio del fin de Sauzal Redondo como un rancho.

 

LA FUNDACIÓN DE HAWTHORNE.-Hawthorne fue fundada por B.L. Harding y H.D. Lombard, quienes comenzaron el desarrollo de la ciudad en 1905 con la compra de terrenos y la creación de la empresa Hawthorne Improvement Company. El nombre “Hawthorne” fue escogido por la hija de Harding, la Sra. Laurine Woolwine, quien compartía su cumpleaños con el autor Nathaniel Hawthorne.

La primera parcela se registró el 3 de enero de 1906. La compañía de Hawthorne Improvement anunciaba a Hawthorne como el pueblo “entre la ciudad y el mar”, y construía y vendía casas con bajos pagos y a largo plazo. Los lotes residenciales se ofrecían a $200, los de negocios a $350, huertas desde $600 a $1,500.  La calle Broadway fue trazada como la calle principal con un parque circular, de 200 pies de radio, en el centro. La Plaza fue adornada con palmeras, adelfas y acacias.

En la frontera occidental de la ciudad, corriendo 430 yardas de norte a sur, hubo un camino de tierra de 20 pies de ancho destinado a convertirse en Hawthorne Boulevard. (En la foto Hawthorne y Raymond 1910)

No había calles numeradas, todas tenían nombre. El actual Imperial Hwy. Se llamaba Bellview; La calle 116 era Miramar; 118th street se llamada a Wallace; 119th street era Kenwood; la120 se llamada Raymond; 122 Euclid; La 126 se llama Lennox; La 129 fue nombrada Main; El Segundo Boulevard fue nombrado originalmente Ballona. Las calles de norte a sur de Avenida Hawthorne Boulevard, Inglewood, Menlo, Birch y Oxford han conservado sus nombres originales. Sin embargo Crenshaw se llamaba Cypress; Prairie se llamaba Centennalia, y Grevillea era Sauzal.

   Hawthorne, como otros pueblos de esos tiempos, fue un pueblo de “blancos solamente”, comúnmente se les llamaba “sundown town” (pueblo puesta del sol). Durante la década de 1930 había letreros en las calles en que se advertía a los afroamericanos que se salieran de Hawthorne al meterse el sol.

 

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en historia y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s