Dichos y refranes. Se te bota la canica

“Se le bota la canica”

…Así decimos de alguien que fluctúa entre el genio y la locura… No está loco, pero hace locuras de vez en cuando. También decimos que a alguien “le patina el coco” cuando “Le falta un tornillo” en el cerebro, entendiendo coco por cabeza…., y “se le bota la canica”.

Un dicho en inglés relacionado con canicas y locura es “Lost his marbles”…literalmente, ‘perdió sus canicas’ como si se refiriera a un loco que anda buscando algo que nunca perdió… Que se bote la canica es algo temporal, como hacer una locura o estar medio loco, pero “Lose  his marbles”, perder las canicas, es algo más definitivo, es estar loco completo.

Botar la canica parece venir de un sistema de envase de gaseosas, antes de la corcholata, inventado por un inglés en 1860 y tantos, y que luego fue usado en todo el mundo.

Las botellas se tapaban con una especie de canica, que luego tenía que empujarse a un compartimento para servir o beber el refresco. Algunas veces la canica se botaba y se escapaba el gas… con ruido y vueltas de la botella que parecía loca

Hiram Codd (1838 – 1887) fue un ingeniero inglés. En 1872, él patentó un modo de embotellar las gaseosas. La presión del empuja una canica contra una arandela de goma en el cuello, creando un sello perfecto. En 2006 en Japón se ha perfeccionado el invento… que se sigue usando y… No cabe duda que “se les sigue botando la canica”

 

HUMORADA

Macario trabajaba de policía. Pocos días tenía libres. Un día de esos pocos día libres, salió a pasear con su esposa, hasta se sentía raro al andar sin uniforme. Su esposa decía, en broma y en serio, que Macario no se quitaba el uniforme ni para hacerle el amor… a lo que era muy aficionado Macario, tan aficionado que ese día que salió a pasear con su esposa, pasaron por un parque por donde solían caminar cuando eran novios. Los recuerdos llegaron.
−¿Te acuerdas lo que hacíamos en este jardín?
−Cómo no me voy a acordar si fueron muchas veces…
−¿Qué te parece si a salud de los viejos tiempos nos vamos atrás de esos matorrales… nomás para recordar…
Y allá fueron y “recordando” estaban cuando de repente llega un policía y les dice:
−Quedan ustedes detenidos por faltas a la moral.
−Espérate, compañero, -dijo Macario fajándose el pantalón y sacando la cartera- somos colegas, nomás que es mi día libre, mira… Y le mostró su credencial.
−Está bien. -dijo el guardia- A ti no te llevaré. Pero a esta mujer sí la tengo que arrestar, ya con esta son cinco veces que la sorprendo aquí haciendo lo mismo…

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en dichos y refranes y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s