DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS
    Y CLAVADO EN LA CRUZ


Si al fin nacimos desnudos,
como cualquier otro ser...,
pero no, de cualquier modo,
como que no te ves bien.
Uno fácil se acostumbra
a ver la gente vestida,
y a veces por el vestido
es como uno la juzga.

Es cosa muy de los hombres
tapar sus cuerpos con galas
pa’ tapar sus desnudeces,
nos sólo las corporales,
sino también las del alma.
Pero no es tarea muy fácil,
por más que muchos se engañen
pensando, muy mal pensando,
que todo el que usa coronas
capas y lujos y joyas,
ya por eso es que más vale,
si a la hora de estar desnudos
todos nos vemos iguales;
pueque unos más mugrositos;
pero en olores quien sabe,
porque hay unos de los ricos
que aunque se vean elegantes
apestan peor que los chivos,
como que huelen por dentro,
crioque huelen a podrido.
Por lo que no hay que juzgar
nomás por los exteriores,
que si encueran a Pilatos,
a Herodes, Caifas y Anas....
pero eso pa’ qué pensar.....
                 +
Esa costumbre tenemos
y no se nos va a quitar
de cuidar las apariencias,
porque es lo que juzgarán
las gentes que nos contemplan.
Y antes de salir de casa
se ponen frente el espejo
pa’ colocarse la “máscara”.
Debería haber un espejo
no para verse los cuerpos,
sino para verse el alma,
y nunca salir sin antes
darle su buena arreglada.
Seguro que si así fuera
no pasarían esas cosas,
como la que están pasando,
que mientras yo andaba juído
en otras cavilaciones
ya te están crucificando
esta bola de cabrones.

De no ser por el martillo
y los gritos de la gente
ni cuenta me hubiera dado.
Pa’ mi es una salvajada
que decimos: “no es de humanos”,
pero los irracionales
algo así no han inventado.
Y que a estas fechas y tiempo
todavía se siga usando
eso de matar la gente
como pa’ dar espectáculo...
la mera verdad, compadre,
se me hace que andan  erraos
esos que dicen que el hombre
es un ser civilizado...
Sólo que civilizado
sea algo así como salvaje,
¿sabe usté el significado?


      LA MUERTE

Ya todo está consumado,
pues ahora sí ya estás muerto
y todas las esperanzas
de los que hasta aquí vinieron
han quedado defraudadas.
Si dabas vista a los ciegos
y a los enfermos curabas
y resucitabas muertos,
pues todos imaginaban
que verían algún portento
y que no podrían matarte,
porque al cabo sí es bien cierto
que hiciste cosas grandiosas,
pero pues ahora con esto
todos van a sospechar
que algún truco había en aquello,
o sabrá Dios qué sería,
porque  yo tampoco entiendo:
si a los enfermos curabas,
si dabas vista a los ciegos,
y resucitaste a muchos,
¿cómo matarte pudieron?
Y ni modo de dudarlo,
si se ve que estás bien muerto.
No por nada sospechaba
que acabaría mal todo esto.
Y no sé por qué será,
pero de veras lo siento;
ya hasta empezaba a creer
que eras el mecías del cielo
y esperaba que bajaras
de la cruz y que de nuevo
les dijeras a esas gentes
sus verdades y defectos...
¡hipócritas, desgraciaos!
Para matar sí son buenos.

Vieras que me dio coraje
que cuando estabas muriendo
soldados y sacerdotes
te gritaron y ofendieron.
¡Cómo me hubiera gustado
que con tus poderes esos
les hicieras algún daño
pa’que no anden de perversos...!
Si yo te vine siguiendo
casi no más por ver eso.
Pero pos tú nada hiciste
y ellos tanto que se rieron.
Da coraje, hombre, caray
verse uno tan impotente,
porque lo que fue tu gente
nomas nunca aparecieron.
Yo les hubiera ayudado
y seguro les ganamos,
porque acá entre los del pueblo
hay muchos que te apreciamos.

       ...+...

 








Yo por lo menos sí creo
que merecías mejor suerte.
Por lo menos... por lo menos
una muerte más decente.
Después de ser aclamado
y vitoreado por tantos,
mueres entre dos ladrones
y tu madre llora al pie
de la cruz y tu comprendes
que morir en esa forma
decepcionará a los hombres
que querían hacerte rey.

Ahora corren los rumores
de que vivirás de nuevo,
que porque una vez dijiste
que al llegar el día tercero
después de que mataran
tomaría vida tu cuerpo
y que ya no morirías
y que te irías para el cielo...
Pero eso sí me da risa;
de seguro que son cuentos
que inventaron tus amigos
pa’ justificar su miedo.
Si no pudiste hacer esto
de bajarte de la cruz
antes de que fueras muerto,
pos ¿cómo vas a poder
venir de nuevo a tu cuerpo?
Y muchos creen que lo harás,
pero pos eso allá ellos.
A mi nomas me das pena,
porque yo sé que eras bueno,
y que luchaste con ganas,
con palabras y con hechos,
pa’que la justicia reine,
pa’que todos nos amemos...
por eso me da coraje
que te haigan matao tan feo.

   

El Pilón.-

Un día cualquiera

Un día cualquiera
Pudo haber sido
Cuando murió Jesucristo.
El cielo bien pudo ser
Un cielo muy ordinario
Cuando lo crucificaron.

Todo pudo suceder
Como suceden las cosas:
Un muerto más otra cruz.

--Dicen que murió Jesús

El de María y de José,

--¿Cuando sería? 

                --No lo sé,

Pero hace ya algunos días.

--Sabe si estaría María.

--Dicen que estaban las tres.

Muchos no se dieron cuenta,
Y Otros ni en cuenta tuvieron
El que hayan crucificado
Al hijo del carpintero.
Porque todo pudo ser
Un hecho sin importancia
Un hecho, un sucedido
Que en nada nos beneficia
Por más que lo discutamos.
Como estábamos estamos
Y así mismo seguiremos
Aunque haya muerto Jesús
Y aunque haya muerto San Pedro.

...Aunque no hubieran vivido
Y aunque no se hubieran muerto,
porque en la práctica es...
Algo que bien pudo no ser,
como pudo no haber sido.
Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en de músico poeta y loco y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s