CONSEJOS A LOS VIEJOS…. Agarra el paso…..

Te vi en el banco. Cuando llegaste a la ventanilla una muchacha dijo, ‘qué viejito tan curiosito’... Duraste mucho para arreglar tu asunto, los de la cola no decían nada aunque parecía que sólo querías cambiar un cheque. Pero cuando terminaste y te dieron el dinero, te lo echaste a la bolsa con mucha calma y luego te pusiste a platicar con el cajero, allí la cosa cambió, hasta la muchacha que te encontró curiosito al principio, ahora te encontró imprudente…

“Ya váyase viejo”, dijo alguien..

“Paciencia, –le dije al que estaba junto a mí- que para allá vamos”…

–“Dígamelo a mí que tengo que lidiar con mi papá y a veces se me agota la paciencia… es muy pachorrudo para todo”

Es bonito llegar a viejo y vivir sin prisa, después de todo ¿quien tiene prisa de morirse? Lo que debes de entender es que los tiempos se viven a diferente ritmo en diferentes épocas, y hasta en la misma época cambia el ritmo de las ciudades al ritmo del campo, y cambia el ritmo de un país a otro…pero sobre todo, los tiempos son diferentes…
De cuando tú fuiste joven a estos tiempos la velocidad ha aumentado. No digo que sea bueno, pero la humanidad vive a la carrera, como que llevan mucha prisa de algo, de algo que los viejos no entendemos, porque todos vamos a llegar a donde mismo…. y nosotros ya vamos llegando y vemos que no había para qué ir tan de prisa…
Pero te diré que por mucho que les digas eso a los jóvenes no lo entenderán sino hasta que se vayan acercando al final, como nosotros. Por eso te recomiendo, no que dejes de prevenirlos de que las prisas son malas, pero sí que te hagas a un lado, no te vayan a atropellar. Deja que pasen, que avancen. No les estorbes, ni los distraigas mucho, los que tienen la capacidad entenderán, los demás, si sobreviven a sus prisas, lo entenderán de viejos.
No los hagas desesperar. Si vas manejando a tu paso, no lo hagas por el carril de la izquierda, mantente a la derecha donde el tráfico es más lento, allí no te reclamarán tanto. Si tu familia te va a llevar a algún lado, trata de estar listo a tiempo. Si ves que tus platicas se alargan y que te están oyendo por pura cortesía, como te oía ese día el cajero en el banco, trata de acortar la plática y entiende que detrás de ti, en la fila en el banco, en la fila en el hospital en la fila de la vida, vienen otros que llevas prisa, déjalos avanzar……, pero que tampoco te empujen cuando estás en tu derecho.

Publicado en El Aviso Magazine de Los Ángeles, Ca. Semana 13, 2018

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en tercera edad y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s