La columna del Lic. Vidriera. Semana 33 el Aviso Magazine

Ponte buzo, caperuzo, que aquí te voy a dar unas puntadas que, si las desmenuzas y las asimilas, te pueden hacer entender un poco más lo que es la vida y lo que es la muerte… Aguzado

Cuando estuviste en gestación en el vientre de tu madre, nueve meses, días más días menos, no sabías absolutamente NADA de lo que te esperaba al nacer… El nacer fue una experiencia ¿traumática? algo parecido. De la misma manera, mientras estás en el vientre del mundo 9 décadas, años más, años menos, no sabes absolutamente NADA de lo que te espera al morir… Será una experiencia menos traumática que el nacer porque, si cuando naciste no habías visto nacer a nadie, ahora ya has visto morir a más de alguno, aunque sea en películas…o a lo mejor, por ya saber lo que te espera, sea una experiencia más traumática… Ve tú a saber… ya sabrás… pronto sabrás.

Los nueve meses que pasamos en el vientre materno son la gestación de un animal racional, de un cuerpo…  Los años que pasamos en el mundo son la gestación de un espíritu, de una persona…

Así como hay fetos que no logran un desarrollo completo hay humanos que no se logran…… Lo único importante durante la gestación es proporcionar un medio bueno y sano para que el embrión, el feto crezca sano y nazca sano… Todos esos meses se trabaja en que de allí salga un niño apto para desarrollarse y crecer. Algunos nacen enfermizos y con achaques… Y lo mismo que con los fetos al nacer, pasa con los humanos al morir, algunos mueren subdesarrollados, son espíritus malos, débiles incapaces de ser felices, otros espíritus crecen sanos y son espíritu sanos y fuertes….

    La vida, ese tiempo que duramos en el mundo, es una gestación de un espíritu, el cuerpo es simplemente  el cordón umbilical que une tu espíritu al mundo para que crezca, madure y esté listo para nacer al “más allá”, el otro mundo, eso que sigue después de la muerte, y como un cordón umbilical debes de tratar el cuerpo. ¿Te imaginas a un bebé en el vientre materno, que más que preocuparse por crecer sano y estar listo para nacer se preocupe más porque su cordón luzca atractivo y hermoso?  ¿Te imaginas a los niños yendo a visitar la tumba de su cordón umbilical….? Lo único importante es tener un cordón umbilical que funcione bien, que lo alimente bien y lo lleve a buen nacimiento.

De la misma manera no debes de preocuparte tanto por adornar y pulir tu cuerpo, es sólo un instrumento para desarrollar un buen espíritu, luego lo tirarás como se tira el cordón umbilical… una vez que mueras….

Y aquí entre nos, si no vas a visitar los cordones umbilicales, ni el tuyo ni el de tus hijos, tampoco vayas a visitar los restos de tus seres queridos… Pero bueno son costumbres de malos entendidos… que algún día entenderemos.

Lo mismo que diríamos nosotros de un recién nacido haciéndole un monumento a su cordón umbilical han de decir los del otro mundo cuando nos ven haciéndoles monumentos a los restos del que muere y pasa a otra vida…. lo valioso, lo verdadero no está allí… Si eres buen hijo, buen hermano, buen amigo, no necesitas ir a un cementerio para recordar a tus seres queridos, ¿o sí? pero es tema es macab…rón… (Y más si supieras lo que hacen con los cuerpos muertos en algunas regiones del Tíbet en la llamada sepultura en el aire..mmmmm, te me mueres)

Porque hay espíritus que crecen sanos y bien desarrollados y otros que crecen enfermos o no se desarrollan, fue como nació la creencia de los cuatro senos o lugares de las ánimas, (limbo, purgatorio, cielo e infierno) hay muertos cuyos espíritus son puestos en incubadoras para que sobrevivan, otros son enviados a purgarse, a limpiarse, otros de plano son incorregibles, insalvables y son separados de los buenos… porque los espíritus son eternos… Pero ¿sabes una cosa? Estas son figuraciones de los fetos antes de nacer… figuraciones de los vivos antes de morir… Podemos imaginar, pero nadie tiene una certeza de lo que será y ni siquiera tenemos certeza de que sí será. De la “otra vida” tenemos la misma certeza que tienen los fetos de nacer, es decir, ninguna. Y así como los fetos no se comunican con los vivos, aunque oigan ruidos fantasmales y tengan visiones de bultos y resplandores, tampoco los vivos nos comunicamos con los muertos… aunque oigamos ruidos fantasmales y tengamos visiones de bultos y resplandores…

……y sin mebargo puede que haya alguna comunicación porque estamos en el mismo barco del universo, de la existencia..

Salud y saludos.. y hasra la próxima

 

    El Pilón.- ¿Te gustaría que la persona que te atiende en la caja de la tienda, en la ventanilla del banco, o de cualquier otro negocio, estuviera con el celular en la oreja mientras arreglas tu asunto…? ¿Verdad que te parecería mal, y si andas de malas hasta te darían ganas de arrebatarle el teléfono y pedirle que te atienda como es debido? Ahora bien, ¿cómo crees que se siente esa persona que está al otro lado de la ventanilla, y toda la gente que está en fila cuando tú tratas de arreglar tu asunto y no sueltas el fregao celular? No hay que ser tan dialtiro, ¿Y con esta gente queremos componer el mundo?….te digo que ‘Stás hasta la……. Salud y Saludos

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en columna del lic. y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s