PLANTAS QUE CURAN. Guácima

La guácima, Guazuma ulmifolia,  también llamada mutamba,  caulote, cuaulote (en náhuatl), majahua, es un árbol mediano de la familia de las malváceas, nativo de América tropical. Se encuentra en partes de los Estados Unidos y en casi todo el país de México; también crece en Argentina, Ecuador, Perú, Paraguay, Bolivia, Brasil y, sobre todo, en el Caribe. Las diferentes partes del árbol de guácima tienen muchísimos usos tradicionales.

El fruto de guácima es redondo y cubierto con picos, pero también hay frutos alargados. Para su aplicación medicinal se utiliza el fruto seco, el cual es duro y tiene un color café oscuro. Se puede recoger directamente del árbol o se puede comprar en tiendas de herbolaria.

Por lo regular se vende el fruto sólo o junto con la corteza seca.

Entre las Propiedades medicinales del té de guácima están las siguientes:

Nivela el azúcar en la sangre.      Limpia los riñones y el hígado.      Regula la circulación sanguínea.     Fortalece el sistema inmunológico.     Elimina toxinas del cuerpo.     Apoya el metabolismo.      Ayuda a la cicatrización de las heridas.

Para controlar la diabetes, se prepara un té del fruto y la corteza.  Para preparar el té se hierven por 5 minutos en un litro de agua 5 frutos secos (bolitas) de guácima y un trocito de corteza. Se toma como agua de uso durante el día. Se puede tomar caliente o frío.

Puedes revisarte el nivel de azúcar en la sangre antes de empezar el tratamiento y luego después de una semana.

Como el té de guácima es un remedio tradicional no muy comercializado, no hay muchos estudios científicos pero los pocos que se han hecho han verificando que sí tiene propiedades, especialmente con respecto a la diabetes.  Uno encontró que la combinación de guácima y cúrcuma fue más tolerable para el páncreas que el guácima o la cúrcuma solos.

Observaron una reducción significativa en los niveles de glucosa de ratones diabéticos en el laboratorio, lo cual indica que podría tener el mismo efecto en los seres humanos que padecen de diabetes.

Muchos otros usos tiene la guácima.   El mucílago se emplea para tratar las quemaduras. El cocimiento de guácima se ha empleado contra las hemorroides, atribuyéndosele propiedades emolientes y astringentes; también se utiliza para tratar contusiones y golpes, y como diurético y antigripal.

El mucílago se utiliza también en el embellecimiento del cabello y para evitar su caída.

El cocimiento de frutos se usa para tratar diarrea, resfriados, y problemas de riñones. La infusión y cocimiento de corteza se ha usado para tratar malaria, sífilis, calvicie, gonorrea, fracturas, elefantitis y afecciones respiratorias (gripe, tos, sarampión).

Las hojas se usan para tratar afecciones del hígado y riñones, asma, bronquitis, fiebre y gonorrea.

 

Un viejo de Ejutla, Jalisco, que mucho ha visto y muchos sabe (y es el dueño de la revista donde trabajo), me dice que en sus tiempos veía que en el trapiche le añadían guácima molida (en molino de piedra) al caldo de la caña para separar la basura del jugo del que saldrían la melaza, el piloncillo y la azúcar….

En un libro viejo: “Apuntes sobre las plantas de Yucatán” de Joaquín y Juan Donde (1873), encontré lo siguiente:

Su madera no tiene uso en la carpintería; los frutos que son dulces y mucilaginosos, los comen los venados y otros animales y aun algunas personas los mascan y arrojan el bagazo; la corteza, que contiene una cantidad inagotable de mucílago, ha sido empleada para la clarificación del guarapo o caldo de la caña dulce; pero es un error provenido seguramente de que el agua en que se macera esta corteza adquiere una viscosidad semejante a la de la clara del huevo: pero esta es albúmina casi pura y posee la propiedad de coagularse por la acción del calor y llevar consigo los cuerpos que están en suspensión en los líquidos: el pixoy, (Guácima) solo contiene mucílago, incapaz de coagulación. El guarapo, con este mucílago se clarifica lo mismo que sin él, porque contiene naturalmente, como casi todos los jugos vegetales, cierta cantidad de albúmina, que es la que hace la clarificación.

 

Otro libro de  Botánica de 1883 por el Dr. D. Juan Montserrat y Archs dice de la guácima:

La corteza interna del tronco de esta planta es sudorífica y depurativa, usándose en las enfermedades de la piel. El fruto es mucilaginoso, astringente y alimenticio. La corteza, cuando tierna, se emplea para clarificar el azúcar, poniéndola en maceración con agua. La madera se emplea también para varios objetos y las cenizas se utilizan en la fabricación de jabón, por la abundancia de carbonato alcalino que contienen.

 

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en plantas medicinales y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s