La Columna del Lic. Vidriera… No sé qué tengo en los ojos….

Decía un señor de mi pueblo: “no sé que tengo en los ojos que puros pendejos veo”… No sé que tengo yo en los ojos, pero veo que la gente cada vez sonríe menos (casi lo mismo que veía aquel señor)…Necesitamos un mundo con sentido del humor, un mundo alegre, un mundo feliz. Y la felicidad de la gente se podría medir por la facilidad de sonreír… que la sonrisa demuestra la alegría de vivir.

Hoy en día vamos todos por esas calles del mundo con el cejo fruncido….. (no confundas el cejo con eso otro que también traen fruncido muchos en el mundo moderno lleno de preocupaciones y temores) vamos por el mundo, digo, con el cejo fruncido, fruncido el entrecejo y fruncidos los labios en gesto de disgusto… De modo que cuando se te presenta una ocasión para sonreír, de aquí a que desfrunces el entrecejo y desfrunces el cejo y destuerces los labios para formar la sonrisa, ya se te pasó la sonrisa, ya te la tragaste… ya ni te acuerdas de lo que te iba a hacer sonreír. Mientras que la gente feliz sonríe con facilidad, “tiene la sonrisa a flor de labios”, decimos.
Eso es bonito, unos labios sonrientes hasta ganas dan de besarlos, siempre y cuando sean del sexo opuesto (y más si son del sexo dispuesto). Mientra que unos labios fruncidos son amenazantes, presagian una dolorosa mordida, son peligrosos. Si una boca sonriente trae una buena palabra en la punta de la lengua, y apenas abre la boca está diciendo cosas buenas y agradable, una boca torcida trae veneno en la lengua y hay que cuidarse mucho de hacerla hablar, porque las palabras venenosas hieren hasta a las personas que están protegidas con el escudo del entendimiento y la comprensión.
El hecho de estar vivos, para una gran mayoría podría ser motivo suficiente para sonreír, motivo suficiente para ser felices, pero no. El hecho de ver un amanecer, con el brillante sol y la naturaleza esplendorosa, podría ser motivo para sonreír, pero no. Cuando uno espera encontrar puras caras sonrientes en su camino, encuentra más caras atufadas y más dispuestas a maldecir que a bendecir…

Muchos son los motivos que nos han quitado la sonrisa de la boca, el principal, creo yo, es que no confiamos los unos en los otros, sea porque nunca aprendimos a confiar o porque por alguna razón nos perdimos la confianza y es el caso que no confiamos en nadie o en muy pocas personas. Con decirte que hasta usamos la frase “amigos de confianza” para distinguir entre los “amigos” en quienes podemos confiar y los que no son confiables. Oh, también solemos decir que los amigos verdaderos se pueden contar con los dedos de la mano… de una mano. Ya desde decir “amigos verdaderos”, estamos indicando que hay “amigos falsos”.. y esto como dijera aquel que dijo, se da entre los individuos como entre las naciones…..
Otro motivo que nos quita la sonrisa de la cara, aunque la pongamos en el face, es que la gran, la inmensa mayoría de los que andamos con cara atufada por la calle vivimos de prestado…. En el mundo moderno de progreso de la humanidad, la humanidad no ha progresado… y está en quiebra. Muy pocos son lo que pueden decir que viven holgadamente en la cuestión económica. Muchísimos no tenemos ni casa propia donde vivir, y vamos al día en el surtir la despensa para la semana… ¡Eso no debería de ser! Si tenemos tantos economista egresados de las más ilustres universidades y no pueden solucionar nuestro sistema de manera que todos tengamos un mínimo de capital que asegure una vida digna libre de preocupaciones como casa, vestido, sustento, medicinas y educación……… Así cómo fregaos vamos a andar sonriendo por esas calles de Dios…
Muchos son los motivos que nos han borrado la sonrisa de los labios, ero aún así, vale la pena ver el horizonte con esperanza y luchar porque este mundo sea mejor. Veo yo que muchos lo están haciendo y eso me hace sonreír con la confianza de que luchando por la Verdad, por la Paz, algo vamos a lograr… Amén….digo, otra vez terminé casi como oración… Pero no te fijes cómo terminé, el caso es que terminé…, porque a veces cuesta trabajo….. llenar esos últimos renglones cuesta…. Salud y saludos y hasta la próxima…

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en columna del lic. y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s