De músico, poeta y loco… “¿Pa’qué las guerras….?”

 

 

 

 

 

 

¿PA’ QUÉ SON LAS GUERRAS?

Yo vide cómo mataban
los “sardos” y los “cristeros”.
Y a mí no me lo contaron,
porque yo andaba con ellos,
pero tantas cosas vide
que un buen día agarré el caballo
y abandoné el movimiento.
Y no es que juera “gallina”,
era que en mi pensamiento
nunca puedo comprender
pa’qué las guerras se hicieron.
Yo también maté “pelones”
porque los padres dijeron
que había que matar a todos
los que jueran del gobierno,
porque eran jijos del diablo,
porque cerraron los templos.
Pero pos estaba duro,
toavía matar a lo lejos
apuntando con el rifle,
pos cualquiera puede hacerlo,
pero matar de cerquitas,
metiéndoles el cuchillo
como si jueran borregos,
dizque par’orrar el parque
para seguirles tupiendo
y con la daga en la mano
verles su cara de susto
y oír sus gritos de ruego…
La mera verdad, compadre,
eso se me hacía muy feo.
Igual que para colgarlos,
amarrarles el pescuezo
y ellos se te quedan mudos
nomás de purito miedo

y luego ¡zaz! el jalón
y allí se quedan muriendo.
Pos ¿no que Dios predicó
que todos somos hermanos
y que todos nos amemos?
Al cabo también los “sardos”
tienen su almita en el cuerpo
y también tienen sus hijos
que se van a queda huérfanos,
y si es cierto que con malos,
pos también los “cristeros” semos.
Y ora, pos los meros jefes
ni andan en el movimiento,
ellos habían de matarse
¿pa’qué andan haciendo pleitos?
Pero así son esas guerras:
unos son los que la empiezan
y otros los que nos jodemos.
Sí, compadre, ya le digo,
no vaya a creer que son cuentos,
yo vide como mataban
los “sardos” y los “cristeros”
y aunque era una guerra santa
más parecía del infierno.
Yo no puedo comprender
pa’qué las guerras se hicieron.

Poesías incompletas del Lic. Vidriera   amazon.com

 

La revolución Cristera fue una lucha que ocurrió en México, del 1926 al 1929, entre tropas del gobierno federal y soldados improvisados en su mayoría rancheros católicos que defendían la libertad religiosa contra leyes del gobierno que querían restringir la libertad de cultos. A los soldados federales se les conocía con sobrenombres como “guachos”, “sardos”, “pelones”.. A los alzados contra el gobierno se le conocía como “cristeros”

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en de músico poeta y loco y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s