Ocupados…. VOY CON MI HACHA

La mayoría de la gente no sabemos qué hacer cuando no tenemos nada qué hacer… y nos da por pensar y hacer tarugadas. De allí la importancia de mantener a la gente ocupada. Lo saben los padres de familia, lo saben los patrones, los saben los gobiernos, lo sabemos todos…

Todos sabemos la importancia de mantener ocupados a los niños, por eso los mandamos a la escuela… Las escuelas las inventaron los viejos, no los niños. No vas a creer, pero de muchísimos padres de familia el afán de mandar a los hijos a la escuela es más por el deseo de mantenerlos fuera de la casa, aunque sea unas horas, que el afán de que los hijos aprendan… “algo”. Y sí, ya grandecitos, algunos muchachos preferirán ir a la escuela para no soportar regaños y malos tratos en la casa. Porque no sabemos cómo mantener ocupados a los muchachos y nos ponen de nervios.

Hay gente que se divierte con la cola del gato, y es fácil mantenerlos ocupados; basta darles deporte-espectáculo y alguna otra diversión y los mantenemos ocupados. Hablamos mal de los videojuegos, pero los toleramos porque mantienen ocupados a millones de adolescentes y jóvenes… “y uno que otro viejo buey”, como dice una canción. Entretenimiento bobo, pero los mantenemos entretenidos, que es de lo que se trata.

Pero hay otros muchos que buscan entretenimientos de más reto y los enrolamos en los ejércitos y los entrenamos para el juego más serio y más pen-tonto que ha inventado la humanidad: la guerra. Unos 58 millones de hombres jóvenes se mantienen ocupados en los ejércitos, sin contar los agentes secretos… entrenados para la guerra, para matar… A muchos que hacían tarugadas los encerramos en la cárcel ¿cuántos presos habrá en las cárceles del mundo?… Otros muchos, muchísimos están ocupadísimos ganando el pan de cada día para ellos y sus familias.

Se hace lo que se puede. No es fácil mantener a la humanidad ocupada y mucho menos es fácil mantener a la humanidad ocupada en cosas que beneficien al individuo y a la humanidad. Reconocemos y estamos bien conscientes de que el aburrimiento es mal consejero y ha sido causa de muchos daños al mundo.

Sin embargo, algo nos está fallando. Algo fundamental. Para que la gente no haga tarugadas estando desocupada, la ocupamos…¡¡Haciendo tarugadas!!  Y es que todavía es hora en que no tenemos bien definido el papel de los humanos en el mundo, no tenemos bien definido el verdadero sentido de la vida.

El mundo podría ser muy diferente si supiéramos exactamente para qué estamos en el mundo. La idea de muchas religiones que si somos “buenos” nos vamos al cielo y al infierno si somos “malos”, no parece haber funcionado. Tenemos que buscar una idea más convincente de lo que debe ser el humano, una idea que haga que nuestro comportamiento en el mundo cambie para hacernos la vida más llevadera, menos crimen, menos guerra, menos homo homini lupus.  ¡Podrán los peces en el mar vivir sin comerse unos a otros? Claro que podrían, tendrían que hacer ajustes, tal vez, pero de que pueden, pueden. ¿Podremos vivir en el mundo sin matarnos unos a otros? No sólo podemos, deberíamos de haber aprendido ya a convivir entre humanos…

Las escuelas más que enseñar a leer y escribir, cosa que muchos no harán en la vida, o harán muy poco, deberían enseñar a los niños a Pensar y a convivir como hermanos entre sí y a convivir con respeto con los demás seres de la Naturaleza.  Si las escuelas enseñaran eso, ya se habrían evitado muchos, muchísimos males que aquejan a la humanidad.

¿Llegará un día en que haya verdadera convivencia entre humanos…? Un día en que palestinos e israelitas vivan como hermanos; un día en que musulmanes y cristianos se vean sin rencores… convivan sanamente orientales y occidentales, negros y blancos, carteles y cartelones, colonos y nativos, comunistas y capitalistas, demócratas y republicanos…… ¡Ya párale licenciado vitrinas ¡

La cosa no es fácil. Si en lugar de mantener a nuestros hijos en la escuela ocupados en aprender a leer los mantuviéramos ocupados aprendiendo a pensar y a convivir, ¡otro mundo! Viviríamos en paz y armonía, creciendo en espíritu.

En conclusión, no basta con estar ocupados, sino estar ocupados en algo útil para nuestras vidas en particular y para la humanidad en general. Si vas a estar ocupado haciendo tarugadas o destruyendo el medio ambiente mejor haz lo que los italianos, prueba il dolce far niente (el dulce relajamiento de estar sosegado haciendo ‘nada’) ….Harás menos daño, puede que no ‘progreses’ mucho, pero harás menos daño al mundo y a las gentes…… ¡¡Salud!!

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s