No te mueras en viernes……. VOY CON MI HACHA

Prohibido suicidarse en primavera…..es una obra teatral de Alejandro Casona (1903-1965).

No creo que los suicidas hagan mucho caso, pero no es por demás la recomendación, no arruines el buen tiempo a los demás con tu muerte… Escoge un buen tiempo para morirte.

Si Casona dijo que no te suicidaras en primavera, yo te digo no te mueras en viernes, arruinas todo el fin de semana a tu familia, yo diría que el martes, aunque dicen que el martes no te cases ni te embarques, el martes es un buen día para morirse uno, ya para el fin de semana estarán un poco repuestos los dolientes, así se les decía antes a los parientes cercanos de un difunto recién muerto.

Lo que sí te digo es que una sola vez se muere en la vida y hay que hacerlo bien. No hiciste planes para nacer, pero no está por demás hacer algunos planes para morir, porque la muerte es cosa muy seria.

Por principio de cuentas y de cuentos, la gente no deberíamos esperar a estar viejitos  para morirnos, no señor. Antes se moría la gente joven. Julio César se lamentaba porque ya tenía 55 años y no había logrado superar las conquistas que Alejando el Grande había logrado a sus 30 años, cuando murió. La gente hacía lo que tenía que hacer y se moría, no le regateaban años a la vida, ni estaban allí entre que se morían y no.

Ahora ya le alargaron la vida a la gente. La gente vive muchos años y muchos años viven sin hacer nada más que esperar morirse, y se mueren de viejos casi sin darse cuenta que se murieron, y es que a muchos se les va la onda y se les olvida que tenían que morirse, por eso hay que morirse antes de perder la onda.

Un día, nomás de puntada, haz como que te mueres y asómate al cielo y verás que ya lo llenamos de pura vejez……Ya convertimos el cielo en un asilo de ancianos, centro geriátrico, dicen los elegantes. Estamos llenando el cielo de puros  viejitos.  Si en un tiempo el cielo fue la gloria, ahora es un asilo de ancianos. Deberíamos  morir jóvenes en la plenitud de fuerzas físicas y espirituales. Entonces sí valdría la pena ir al cielo, pero llegar al cielo todo charrengue, con muletas, en silla de ruedas, arrastrando la cobija… y para colmo de males encontrarte con puros viejos como tú, pues como que no.

Una vez que termines tus labores en este mundo, puedes morirte en paz, fórmate en la fila y emprende el vuelo al más allá. No, no creas que se necesita valor para morir, cobardes y valientes mueren por igual, para morir lo único que necesitas es estar vivo. Pero no te mueras en vida. Vive la vida útil, vive mientas estés vivo, pero vive de verdad. Y no le ruegues a la vida, si ya viviste lo suficiente, si ya nomás vas a donde te llevan, si ya no produces y lo que más consumes son medicinas…. y no baratas, convéncete que ya terminaste tu vida, está bien que tomes alguna medicina para mitigar dolores, pero no para alargarte la vida… cuando ya lo que haces no es mucho vivir. Claro que hay cierta renuencia a entregar el equipo y colgar los tenis. La gran mayoría de los que se mueren no dicen: ya me voy al cielo, o voy a dar cuentas al creador, no, lo que piensan y dicen es: ya me llevó la chingada, porque cuando nos morimos, por más que toda la vida hayamos ‘creído’ una cosas que desde niños nos enseñaron del más allá, a la hora de la verdad, nos damos cuenta que quién sabe…  Y es que las cosas que aprendimos e imaginamos de niños con respecto a la muerte y el más allá nunca las actualizamos de grandes, y nadie da razón cierta, con pelos en la mano, de lo que pase al morir. Por más que digan y cuenten, la duda existe.

De cualquier modo, el libro dice que te vas a morir. Una sola vez se muere en la vida, Hazlo bien. Sabio es el que sabe vivir, pero es más sabio el que sabe morir.

Deja ordenados todos tus asuntos en este mundo, no dejes problemas, despídete con tiempo, da las gracias y vete en paz, pero recuerda, ni te mates en primavera ni te mueras en viernes... Si puedes, te das un tiempecito y vienes y nos cuentas cómo te fue en el otro mundo. Good luck…..                    Salud y saludos

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s