La columna del Dr Neuros

Estaba pensando…

Estoy pensando  – le contesté al muchacho.

— ¿Guat yusei?

— Que es bonito hablar inglés, pero sin torcer la boca…

–¿Qué dice?

–Que según los últimos descubrimientos de la psicología moderna los locos son sordos, dije en voz más baja. Mordió el gancho y me volvió a preguntar qué decía y se lo repetí en voz alta…

— Le pregunto que qué está haciendo

— Y te dije que estoy pensando… -Se sorprendió como si hubiera oído una maldición… Estoy pensando. Le repetí sin poner mucho énfasis para no interrumpir el tren de pensamiento; así le dicen, cuando lleva uno una línea de pensar más o menos pesada y cargada y a veces cuesta arriba… y, sin voltear a verlo, con la mano le hice la seña que entendió bien, aunque creo que no era necesaria porque alcancé a ver que se alejaba como quien se retira de un enfermo contagioso, de un leproso o de un roñoso. Se fue  con su vendimia de elotes cocidos  y chicharrones de harina volteando de vez en cuando con una sonrisa burlesca, pero iba pensando, lo alcancé a notar, porque desde lejos y de volada se distingue una gente que está pensando; se tropezó donde la banqueta está poco levantada y por poco choca con los muchachos del vecino que salieron a comprarle. El que piensa anda distraído, pero no todos los distraídos piensan… a mi me distrajo y me descarriló mi tren de pensamiento y apenas lo estaba poniendo de nuevo en la vía cuando regresó el muchacho. “Viene por más”- pensé; no tenía porque regresar, su trabajo era seguir de frente hasta que terminara su mercancía. “Eso saco por andar haciéndoles plática a los eloteros que pasan por la casa…” En realidad este es el único hablador, casi a todos hay que sacarles las palabras de una por una. Son desconfiados, porque la policía, una vez que encierra a todos los maleantes de la ciudad, a toditos, le sigue con los eloteros para completar las celdas.

–¿Sigue pensando?

–¿Por…?

–Andaba pensando que es raro que una persona se ponga a pensar así nomás…

–Sí, ¿verdad?

–Es como platicar con uno mismo, como hablar solo, es como cosa de locos. , Cuando está pensando habla por dentro, con la boca cerrada… ¿a poco no?

–No eres tan menso como pareces.

–Ni usted es tan listo como parece.

Me tomó de sorpresa. En realidad no era tan menso.

–¿Por qué dices que no soy tan listo?.. Ahora era yo el interesado.

–Porque si fuera más listo no estaría sentado tan tranquilo a estas horas…

–¿Luego dónde?

–Debería de estar en alguna oficina importante del gobierno, o de alguna importante empresa, o de perdido de general ganándole la guerra a los talibanes…

–¿Y eso?

–tiene cara de sargento mal pagado, se ve corajudo

Hasta sicólogo me salió este carajo, pensé, pero no lo dije.

— De veras ¿qué estaba pensando?

–¿Nomás a eso regresaste?

–Por eso y porque le quedé debiendo cambio a su vecino. Me tuvo confianza y vengo a traérselo para que vea que por un dólar no me descubro bandido… pero también porque, sin querer,  me fui pensando: “¿Qué pensará ese viejo, si es que en realidad está pensando algo?”

–Estaba pensando en la importancia que pueda tener lo que pensemos tú y yo y lo que hayan pensando los grandes filósofos y los grandes mensos en este universo que viene volando desde hace más de 13 billones de años y seguirá volando aunque dejemos de pensar y aunque nunca hubiéramos pensado… Estaba pensando que no merecemos la inmortalidad, ¿para qué fregaos la queremos si ni siquiera somos capaces de vivir y convivir decentemente? ¿Aguantaremos una eternidad mordiéndonos los unos a los otros? Estaba pensando en todas la mentiras y en todas las verdades que hay en los libros y que, si la gente pensara, ya deberíamos de haber hecho bien las cuentas y separado las mentiras de las verdades… Estaba pensando que si todos pensáramos y calculáramos bien las consecuencias de nuestros actos no nos meteríamos en tantos problemas ni nos podríamos engañar tan fácilmente los unos a los otros y este mundo andaría mucho mejor. Estaba pensando que para mi lo verdaderamadremente importante en este momento es encontrar un trabajo que me ayude a pasar decentemente el resto de la eternidad que me toque vivir en este fregao planeta donde no se puede vivir sin dinero, porque no hemos sido capaces de organizar un mundo donde cada quien trabaje en lo que más le guste, un mundo en donde no tengas que pasar la mitad del día pensando cómo vas a sobrevivir la otra mitad… Estaba pensando que…

—Ya, ya párale viejo, ya me lo sospechaba que no estabas pensando nada importante…

Otra vez se fue el muchacho con risilla burlesca y su carrito de elotes y chicharrones de harina y yo me quedé pensando…

Salud y saludos y hasta la próxima semana…

ENFRIAMENTO ¿GLOBAL…O CEREBRAL?

¿Te acuerdas cuando nuestros antepasados los cavernícolas, hace millones de años, se empezaron a alarmar, porque la tierra se estaba enfriando…? Te deberías de acordar porque algo debería de haber quedado en la memoria colectiva y porque el susto fue grande. La tierra se estaba enfriando y los hombres andaban preocupados y asustados… Se veían cabizbajos y meditabundos, aunque eso era porque todavía no se enderezaban bien…pero sí andaban muy alarmados…
— La tierra se está enfriando.
–Los volcanes se están apagando, el mundo se va a acabar…
–La tierra se está enfriando…nos vamos a morir…

Y los cavernícolas preocupados… cabisbundos y meditabajos
–Dicen que arriba de la tierra se le están formando unos témpanos de hielo muy grandes
–Y también allá debajo de la tierra se está juntando mucho hielo
–La tierra se está enfriando, nos vamos a congelar…
–Ya los ríos de lava no corren igual que antes…
–El mundo se va a acabar…

De inmediato surgieron las teorías. Y si los hombres hemos sido ingeniosos para encontrar causas, no hemos sido menos ingeniosos para encontrar soluciones… Siempre ha habido gente “vivilla” y algunos se dedicaron a asustar más a la gente y a sacarle provecho a la situación.
Ya desde antes rondaba la idea de que el sol era El poderoso y como sol a secas sonaba a poca cosa, dijeron que el sol era “dios” y lo llamaron El altísimo, el todopoderosos, el que nos da la vida, la luz y el calor, el dios más importante, por lo menos. Y ese dios les quería quitar el calor. La tierra se estaba enfriando. Y surgieron los sacerdotes del dios sol, los que hablaban con él y estaban al tanto de sus deseos y caprichos y empezaron las soluciones, muchas de las cuales a los únicos que beneficiaban eran a los mismos sacerdotes y sus compadres…
— Es que al sol se le está acabando la leña…
— traigan leña y traigan comida…
–hay que sacrificarle seres vivos…
— ¿humanos también?
— ¿por qué no? Hay que darle sangre y empiecen con ese que no cree en el sol…

Todavía no entendemos bien lo que pretenderían nuestros antepasados con los sacrificios, ¿por qué se les ocurriría que con sangre el sol iba a calentar más, si todavía ni siquiera se inventaban las transfusiones? El caso fue que muy pocas culturas se escaparon de sacrificar humanos y muy pocas se escaparon de adorar al sol. Todavía los que inventaron aventar una muchacha virgen a los volcanes tenían más lógica… ¿para que el volcán y la muchacha entrarán en calor…o para que se enfriara el volcán?
Y nacieron los sacerdotes especiales que ofrecían diferentes sacrificios al sol, y sacerdotes que aventaban muchachas a los volcanes… y cada loco salió con su tema.
Hasta una corriente religiosa decía que dios castigaba a los hombres porque algunos empezaban a usar taparrabos y a cubrirse con píeles, que eso era una ofensa a dios, que si dios hubiera querido que anduviéramos tapados nos habría hecho con pantalones y camisa y unos abogaban por andar desnudos y otros por andar con taparrabos y otros decían que nomás las mujeres anduvieran en cueros, otros que nomás las mujeres anduvieran bien tapadas… y por eso vemos tanta variedad en nuestros días. Otros dijeron que el sol se había enojado porque los hombres habían aprendido a hacer lumbradas, y que si no les bastaba el calor del sol para calentarse mejor ya no los calentaba…y estos comían carne cruda….
Muchas cosas parecidas decían los expertos, porque por esos tiempos, junto con los sacerdotes, aparecieron también los expertos, los que saben todo y no se les entiende nada. También por ese tiempo surgieron los sabios y los puede distinguir fácilmente: los expertos vociferan y exageran, dicen lo que les dicen y casi nunca saben lo que dicen. Los sabios hablan con respeto y, casi con humildad, comparten lo que suponen que todos deberíamos de saber, y casi nunca dicen todo lo que saben. Pero como los sabios tenían que decir que el sol no era dios, fueron de los primeros ofrecidos en sacrificio y desde entonces se cuidan muy bien de lo que dicen, porque desde entonces los sacerdotes y los expertos no pueden ver con buenos ojos a los sabios… como que el enfriamiento de la tierra les daño la vista. Los sabios dijeron que el enfriamiento era un proceso normal, que lo que deberían de hacer los humanos era buscar formas de irse adaptando a los cambios, porque muchos cambios venían en camino, que deberían de unirse y ayudarse.
Siglos después un sabio griego dijo que “panta rei”…. ¿juat? Que todo cambia, que ni siquiera te puedes bañar dos veces en el mismo río, porque el río cambia a cada momento y la tierra está cambiando a cada momento, desde que empezó echa una bola de materia ardiente, hasta el día que explote en mil pedazos, o quinientos……. igual que el sol, está cambiando todo el tiempo.
Hoy los modernos cavernícolas (eran más amplias las cuevas que nuestros apartamentos y muchos parecen cuevas) también andamos asustados, ahora que porque la tierra se está calentando y los hielos se están derritiendo. Hoy como entonces, se oyen las voces de los sacerdotes y los expertos con mil teorías y mil soluciones…Los sabios casi se han extinguido y hablan más quedito.
Nada hay nuevo bajo el sol… Hoy, como ayer, hay expertos que tratan de asustar a la gente para sacar provecho a la situación y, hoy como ayer, los más indefensos serán los sacrificados a los nuevos dioses. Más peligroso que el agujero que se agranda en la capa de ozono es el agujero que se va agrandando en los cerebros y cada vez nos hace más irracionales… Se está perdiendo la capacidad de raciocinio. Más peligros que el calentamiento global, es el enfriamiento del corazón que lleva al egoísmo, al odio y a la destrucción, estos pueden acabar más fácil con la raza humana que los cambios en el cielo y en la tierra. La tierra el día que se canse simplemente va a empezar a tirar su carga por todo el espacio… Mientras que los humanos parece que no nos cansamos de hacernos daño los unos a los otros………..

A propósito de un libro de Saramago.

La tarde era apacible en la playa. Habían pasado las horas de calor fuerte y las palmeras cercanas empezaban a bailar al ritmo de una leve brisa…
Hacía tiempo que yo frecuentaba esa playa por solitaria y a esas horas tempranas de la tarde sólo se veían unas cuantas personas. Las suficientes para distraerme. Por más que trataba de concentrarme en mi lectura, me llamó la atención un viejo que caminaba pensativo dando vueltas a la orilla del mar y que de vez en cuando escribía algo en una libretita. “A de ser escritor, -pensé yo- en una de esas, hasta puede ser el que escribió el libro que estoy leyendo”; Aunque se veía concentrado en meditación, cada que el agua de las olas le llegaba a los pies descalzos saltaba asustado. Yo era el único que me podía reír del espectáculo, porque sólo había cercas un niño muy entretenido trayendo agua del mar en una cubeta a un pocito que había hecho en la arena, muy cerca de donde yo estaba tirado leyendo un tratado muy completo sobre la inmortalidad del cangrejo.
De pronto el viejo se fijo en el niño y se le acercó averiguando lo que hacía. Cuando el niño le dijo que quería cambiar el agua del mar al pocito, el viejo sonrió, le palmeó la cabeza y le dijo que eso era imposible, que nunca lo lograría. El niño, que de pronto parecía que dejaba de serlo, con voz grave y profunda le dijo: “tampoco usted, señor Saramago, va a poder meter todo el significado de Dios en el pocito de su cerebro” Ni el señor meditabundo ni yo le dimos mucha importancia a la respuesta del niño. Yo me acerqué y les propuse que hiciéramos una zanja y comunicáramos el mar con el pocito y de esa manera el pocito podría decir que tenía toda el agua del mar, el pocito sería parte de todo el mar… No había terminado de hacer mi, según yo, inteligente propuesta, cuando los dos me dijeron casi al unísono, no con voces, pero sí con una expresión en sus caras de pocos amigos, que fácilmente se podía traducir por un gritado “no te metas en lo que no te importa”, como podía ser que tuvieran razón, decidí dejarlos solos y fui a meterme a las agradables, tibias aguas del inmenso océano.
Mientras yo disfrutaba, alcanzaba a ver que seguían platicando o discutiendo…. alcancé a oír algunas palabras que llegaban entre el ruido de las olas…y la curiosidad me fue acercando.
…“pero en realidad yo no me intereso por dios”
“Así parece, Saramago, pero puedo decirte con certeza que tú te preocupas más por dios que los llamados hombres de dios, a esos sólo les importan los negocios de dios, pero tú vas en serio y al fondo…”
… “Mucha gente me tiene por ateo”
“Es gente que no sabe nada de dios, cómo van a saber lo que es una ateo… y si quieres que te diga, me gustó la forma en que trataste a ese dios en tu libro Caín, ya era tiempo que alguien se atreviera a ponerlo en su lugar”
“Eres de los pocos que no encontraron irreverente mi libro”
“Al contrario, sólo destruyendo ídolos puede surgir el verdadero yo”….
“Entonces…”
“Entonces, nada, sigue escribiendo así, aunque parezca que estás echando cubetas de agua del mar a un pocito, estás ayudando a descubrir al verdadero Dios… mmm ¿ateo tú?…ateos ellos”
Vi que, volteaban a verme y mientras seguían platicando empezaron a comunicar el pocito con el mar… “a ver si no me llevan también a mí al pocito”, pensé para mis adentros y mis adentros se rieron….
Con las sacudidas de la risa desperté y estaba sonriendo…
Uno de mis alumnos, cuando le platiqué mi cuento, también sonrió cuando me dijo: “¡Qué buenos sueños tiene, doctor, qué buenos sueños!”

EL GRUPO DE LOS CIEN… (Era de 75)

La Organización Mundial de las Naciones (ORMUNA) encargó a un grupo de celebrados, prudentes, imparciales, comprobados y reconocidos, sabios, historiadores y filósofos de todo el mundo la difícil tarea de limpiar la Historia del Mundo de todo rastro de mentiras.
Encontrar 100 hombres sabios, justos, prudentes e imparciales en el mundo, parecía tarea fácil, pero fue difícil. ORMUNA, a gritos y sombrerazos apenas logró encontrar 75, pero como ya habían debatido mucho tiempo sobre el nombre del grupo, que unos querían que fuera La Comisión de la Verdad, otros que El Gran Jurado, otros que La Barredora, y otros que La Aspiradora, se le vino llamando simplemente “El Grupo de los cien”, nombre que se había aprobado, aunque ya sabemos que eran 75, que sin plazo ni prisa se darían a la tarea de quitar todas las mentiras que se han venido arrastrando a través de lo siglos en la Historia de la humanidad… y que causaron y están causando muchos daños. Algunos pensaban que lo lograrían, muchísimos más, pensaban que era tarea inútil, tiempo perdido y dinero malgastado, porque aunque aseguraban que casi todos los sabios lo hacían por amor al Arte y a la Verdad, la orga-nización buscaría la forma de gastar el presupuesto.
Los sabios iban a estar dando informes al pleno de la asamblea, cada que tuvieran algo importante que informar y proponer. De antemano se entendía que las recomendaciones deberían de ser aceptadas sin reclamo ni excepción y los libros de Historia del mundo y de las naciones deberían de irse cambiando de acuerdo a los avances del Grupo de los cien, de manera que en lo sucesivo a las nuevas generaciones, en todas las escuelas del mundo, se les enseñara la verdad de la Historia y sólo la verdad, desechando mentiras rancias que tanto mal olor regaban por el mundo y sus alrededores.
Sí, igual que usted, muchos pidieron que El grupo de los cien se llamara mejor el grupo de los 75, pero las organizaciones mundiales así trabajaban y no se atendió la petición, porque es costumbre el no atender las peticiones más obvias que se presenten, a no ser que tengan que ver con aumentos de sueldo a los funcionarios, aunque no funcionen…los funcionarios, no las peticiones.
Pasaron 24 meses y con ellos un par de años, y cuando ya algunos habían olvidado la creación del Grupo de los cien, un día se presentaron ante la Asamblea Coronel… olvidaba decir que en ORMUNA no había asamblea ni secretario general, allí era Asamblea Coronel y Secretario Coronel, general era muy común, muy usado, hasta vulgar, porque se ha se generalizado usar general para muchas cosas… por lo que, en ORMUNA se había adoptado el uso de Coronel en lugar de General, si alguna vez por equivocación y por costumbre escribo aquí general, sépase que quise decir coronel, pero si digo generalmente, no quise decir coronelmente.
Cuando se presentó ante la asamblea el grupo de los cien, que fue de 75 y ya era de 74. En una sesión de los 75 sabios, cuando se discutía el nuevo nombre que se debería usar en lugar de dios, el sabio, hoy difunto, dijo, “permítanme pensarlo un poco”, cerró los ojos y se murió, eso lo supieron al fin de la reunión cuando ya no pudo opinar ni votar, por más que le estuvieron insistiendo. Estaba muerto… y algún sabio guasón dijo que deberían esperar por ver si había ido a preguntárselo directamente a dios y regresaba.
El Secretario Coronel presentó al grupo de los cien… y la asamblea recordó quiénes eran aquellos ancianos. Todos los Representantes estuvieron atentos y expectantes a las recomendaciones de los sabios que ahí en ese momento iban a empezar a limpiar al Historia de mentiras… o a borrar las mentiras de la Historia…en fin iban a ver qué traían de novedades aquellos sabios…que, después de todo eran caras nuevas en la asamblea donde se venían repitiendo los mismos discursos en diferentes idiomas desde hacía muchos años…
Los sabios estaban sentados en un hemiciclo frente a la asamblea y uno de ellos se levantó solemne y empezó a hablar a una sala sumida en el más profundo silencio que ahí se hubiera “escuchado” jamás.
Señores Representantes: Para iniciar nuestra labor de limpiar la Historia del mundo de mentiras y poder emprender la marcha del mundo por el camino de la Verdad, consideramos que el primer paso es reconocer que sólo hay un dios del mundo y del universo. El tener dioses, o ídolos, de tribus, naciones, pueblos, regiones y religiones, sólo ha contribuido a división y guerra entre los hombres y la propagación de mentiras….El nuevo dios único del mundo y del universo no discriminará, no tendrá pueblos escogidos, ni religiones oficiales…De manera que tenemos que dar de baja a Dios, a Ala, a Yavé, a Krisna, a Buda, a…. (Era muy larga la lista de los dioses de la tierra)
El sabio que había empezado a hablar con mucho aplomo, porque su mensaje era importante empezó a titubear al notar movimientos nerviosos en la asamblea y al escuchar un murmullo sordo que iba creciendo y, no necesitaba ser muy sabio para darse cuenta que era un murmullo de descontento y reprobación, por lo que continuó con cierta timidez y voz más baja…
…y hemos decidido que sólo deberá llamarse a dios con un solo nombre en todo el mundo y el nombre que hemos escogido, después de mucho pensarlo, ha sido A-la-ka-zam…
Apenas se alcanzó a escuchar el nuevo nombre universal de dios, cuando el murmullo se convirtió en gritos de reprobación, coraje y amenaza y algunos representantes ya empezaban a dirigirse vociferantes y amenazantes al Grupo de los cien, que ni tardos ni perezosos se escurrieron amparados por las fuerzas de seguridad, dejando a la asamblea en pleno, en pleno griterío.
Aunque no es necesario que lo diga, lo voy a decir, hasta ahí llegó el intento de ORMUNA de limpiar la Historia de mentiras. Allí se acabó cantando, o gritando. El grupo de los cien fue disuelto oficialmente ese mismo día y los sabios se perdieron en el anonimato y los cambios a la historia se quedaron en sus apuntes.
Una amiga mía que trabajaba en la casa de uno de aquellos sabios del Grupo de los cien, un día escuchó a la señora esposa del sabio que lo regañaba por conservar “esas cosas que te pueden comprometer” y le arrebató el libro de apuntes y lo arrojó a la chimenea. Quiso la suerte que en ese momento saliera la señora tras el anciano que no quiso ver la quema de sus apuntes y mi amiga lograra rescatar unas páginas chamuscadas que supuso que me interesarían. Si mi imaginación no me falla, se que estará pensando más de algún lector que esto es un tanto cuanto rebuscado y difícil de creer, que podía haber inventado una trama mejor para traer los apuntes al relato, pero amigo lector, si me has venido creyendo todas las mentiras que he te venido contando hasta aquí, ¿a qué viene eso de ponerte remilgoso y exigente ahora? Podía haberte dicho simplemente que un día cayó a mis manos una copia chamuscada de los apuntes del Grupo de los cien, pero uno hace ciertas promesas que tiene que cumplir y esa amiga le prometí que la metería en el relato y lo cumplí y de aquí no la van a sacar… Por otra parte lo que se salvó del libro de los apuntes fueron las páginas en blanco y apenas unos cuantos apuntes chamuscados, donde se podía leer:

… por lo que declaramos que nadie debe de nacer en un mundo que tenga dueño, el mundo pertenece a todos, a los vivos que caminan y a los muertos que descansan, y nadie puede tener escrituras del mundo…es de todos, todo es de todos, ni se divide ni se vende…
Nadie tiene derecho a tener de sobra, cuando haya alguien que carezca de lo necesario…

Cualquier país que use agencias de espionaje, sea dentro del país o en países ajenos, irá en contra de la Verdad y será juzgado y castigado por ORMUNA, que es la única organización que tiene la misión, deber y derecho de observar la justa aplicación de las leyes en el mundo entero…

… para evitar esos excesos y abusos, a dios no se le adorará ni en el monte ni en el templo, sino en espíritu y en verdad…. se cumpla la verdadera educación del pueblo, como la recomendamos en artículo VII, es la ignorancia de la gente la que la hace presa fácil de lobos con piel de ovejas y presa de falsas esperanzas…. la mentiras se han mantenido y han echado raíces en la historia debido únicamente a la ignorancia de los pueblos, en cuanto se eche a rodar la rueda de la verdadera educación, las mentiras irán cayendo por su propio peso una por una, una por una…cuando….

…por lo que los ejércitos deberán de desaparecer de la faz de la tierra…si es delito matar de civil, es más delito matar en uniforme…por ser más solemne

…y la Verdad nos hará libres, porque…por qué no… y ninguna parte de la tierra se puede llamar tierra santa, o toda la tierra es santa o toda la tierra es maldita……
…los pueblos que se han creído escogidos de dios, deben de renunciar a su arrogancia y aceptar como hermanos a los “rechazados” de dios, sólo de esa manera habrá hermandad en el mundo y sólo de esa manera nos daremos cuenta de que viajamos juntos por el universo en este barco que se llama tierra y que nos hundiremos o nos salvaremos juntos….. La hermandad puede hacernos más placentero el viaje así sea a la eternidad o a la destrucción total…
Y no pude rescatar más de los apuntes… del Grupo de los cien que un día tuvieron la misión de limpiar la Historia de mentiras… y fracasaron.

Anuncios

2 respuestas a La columna del Dr Neuros

  1. Manuel dijo:

    Sus columnas son EXCELENTES !!!

    . Felicidades. Pero es triste seguir viviendo con tantas y tantas mentiras milenarias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s