Voy con mi hacha…. Mucha diferencia

Aunque las palabras se parezcan, esencia y apariencia tienen mucha diferencia. Tan diferentes son como parecer y ser. Hay gentes, cosas y sucesos que son y no parecen… y hay otros de los mismos que parecen y no son.
El refrán lo ha venido diciendo desde hace siglos: No te vayas al color que también la vista engaña. Que traducido al cristiano quiere decir: no juzgues por las apariencias, porque te puedes equivocar. Pero por más que sea torpe juzgar por las apariencias, porque fácilmente caemos en el engaño y en el error, la primera intención de la mayoría es juzgar por las apariencias. Y sabiendo que, “como te ven te juzgan”, casi todos tendemos a darle más importancia al parecer, que al ser, a la apariencia que a la esencia. Y si desde temprana edad te da buenos resultados el aparentar, muchos de plano se olvidan de cuidar y acrecentar la esencia. Con la apariencia tienen para “hacerla” en la vida, y son muchos los que guardan la apariencia, pero viven sin sustancia, sin esencia… sin saber que la felicidad no se experimenta en la apariencia, se experimenta en la esencia.
Y si echamos bien las cuentas yo creo que si aquí engañas con apariencias, no creó yo que muchos se cuelen en el cielo engañando al portero con apariencias, ¿o qué piensas tú?
Pero sin ir tan lejos ni subir tan alto, veamos el daño que hacen las apariencias en el mundo….Hoy en día, y también de noche, todo se trata de aparentar, de dar el gatazo, de impresionar y deslumbrar con exteriores…. Nuestros hijos hacen ídolos de personalidades creadas y maquilladas para la venta y el negocio…. Los consumidores, todos nosotros, corremos a formarnos en la fila para comprar cada nuevo producto tecnológico, o sin tecnología, que nos anuncian que es bueno y que nos hará lucir mejor… y que nos hará estar al día, a la moda, sin fijarnos en el daño que nos pueda causar a la larga y a la corta… Hace años el mundo dio la bienvenida al plástico, por poner un ejemplo… Si hacemos un balance sincero tenemos que reconocer que el mundo estaría mejor sin el plástico… Y ya nomás para dejarte pensando… ¿Qué hacías antes con el tiempo que hoy dedicas al celular y a la redes? ¿Leías, convivías, trabajabas..?… Ojalá no llegue el día en que tengamos que lamentar habernos creído de lo que parecía bueno, que parecía ser el ‘futuro’, la salvación de la humanidad……He dicho y si no te gusta no te lo comas… y hazte a un lado porque va el hacha… ¿Viejillo anticuado, me dices? ¡Anticuada tu abuela… y vivió feliz!

busque mis libros en amazon.com

Anuncios
Publicado en columna del lic. | Etiquetado , , | Deja un comentario