La columna del Lic. Vidriera…. Esclavos

columna 2Lo que hagas hazlo con gusto. Es la única forma de mantener tu libertad. Porque no creas, a veces vivimos una ilusión de libertad y somos más esclavos que los tradicionales esclavos atados con cadenas.
Sé que no me lo crees, pero ponte a pensar, hace apenas unos cuantos siglos que había piratas negociantes que iban a África a capturar esclavos y los traían por la fuerza a trabajar en las plantaciones de los países poderosos. Nomás en México, (para no hablar de Estados Unidos, Inglaterra y Europa) en tiempos de la independencia había un millón y medio de esclavos, nomás contando los de raza negra. Traídos y mantenidos a la fuerza. Pues, para tu información, ahorita mismo van barcos cargados de negros de países pobres africanos rumbo a Europa… Son voluntarios, nadie los lleva a la fuerza, no van a venderse, van a entregarse libremente y gratis, como “esclavos”…..
Ahorita mismo vienen en camino miles de gentes pobres de Latinoamérica, y unos cuantos más que se les pegan de todos los rincones del mundo, a llamar a las puertas de Estados Unidos para entregarse como esclavos porque este es el país de la Libertad……
Oiga usted, ¡Cómo han cambiado los tiempos¡ Ahora los poderosos cierran las puertas, ¡Ya no queremos esclavos! Y los esclavos tercos a entrar, con sacrificios, a escondidas, arriesgando la vida a veces… ¡Qué mal organizado está este mundo, no cabe duda!
Pero espérate, que ahora sigues tú, seguimos nosotros. Tú que vives aquí desde hace añales, junto con muchos nacidos aquí… ¿Sientes que de verdad eres libre?
Yo creo que no… no mucho. Porque los que no estamos atados por las deudas, estamos atados por la necesidad. Y muchos que no tienen cadenas económicas, están atados con otras cadenas a veces más fuertes, como son las drogas, la ambición, vicios, ignorancia, etc… ¡Qué pocos son los que pueden decir con certeza que viven en libertad.
Pero volviendo a las cadenas de las deudas y escasez de money, que es la esclavitud que todos conocemos, aunque cantemos alegres a veces, y tengamos buenos ratos en reuniones de familia, en las carnes asadas y fiestas de cumpleaños… Sabemos bien que la jaula aunque sea de oro no deja de ser prisión. ¿Cuánta gente no está contenta con su trabajo? ¿Cuánta gente con gusto dejaría su trabajo hoy mismo para no estar soportando supervisores mediocres y engreídos y compañeros barberos y chismosos? Muchos, muchos lo haríamos si pudiéramos, pero muy pocos pueden dejar un trabajo, porque van apenas al día, a la semana, al mes y no pueden dejar de trabajar unas semanas porque los “Billes” siguen llegando sin parar. ¿No le llamas tú a eso esclavitud?
Muy pocos tenemos ahorros para subsistir unas semanas sin cheque, porque el ahorro es un lujo que pocos se pueden dar….
—¡Estás viendo que no alcanzo para el gasto y quieres que ahorre, ¿de dónde, atarantado?”.
Las tarjetas de crédito son las nuevas cadenas de la esclavitud….
—“Es que no las saben usar”…

—¡Que te Calles, atarantado! ¿No ves que tenerte endeudado es la nueva forma de mantenerte encadenado, esclavizado? Abre los ojos y lo verás…

esclavitud
El arte de mantenerse libre consiste en hacer con gusto lo que haces… el age quod agis (haz lo que haces) de los romanos a eso se refería, a hacer bien todo lo que hagas y a hacerlo con gusto, disfrutar lo que haces… Eso te libera.
Pero es bueno tener lo suficiente ahorrado por si algún día caes en un trabajo que de plano no te satisfaga. Si estás en un trabajo que no te gusta, que no te llena y lo conservas solamente porque lo necesitas para sobrevivir, tienes que admitir que eres un esclavo…. y muchos lo somos. De eso se valen algunos capataces para decirte con toda confianza: “Si no te gusta ahí está la puerta” Claro, saben bien que tus “cadenas” no te dejan llegar al pasillo, menos a la puerta de salida..
Pero no te acuites (esa es la palabra) ni te agüites tampoco, porque aunque mal de muchos es consuelo de pendejos, no deja de ser consuelo, son-mos muchísimos los que pasamos por el mundo sin ser plenamente libres. Una cosa es que no queramos ver las cadenas, una cosa es que nos sintamos libres, porque no podemos más que conformarnos, y otra que vivamos verdadera Libertad. kindle
Sin embargo sí puedes ‘vivir libre’, entiende lo que pasa a tu rededor, aprovecha lo que te humaniza, lo que te hace racional, no creas a las sirenas del engaño ni vivas de apariencias… Vive para ser feliz, sin esperar nunca que la felicidad venga de fuera, busca la felicidad en el conocimiento, en la paz interior, en el amor a ti mismo y a los demás pendejos, perdón, digo próximos… Es que estaba pensando que ya están listas en amazon.com las sorprendentes revelaciones de Los Archivos Secretos del Doctor Neuros. Saludos y ¡Salud!!!

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario