La humanidad está enferma…VOY CON MI HACHA

…No es tanto el coronavirus lo que enferma a la humanidad, no, señor. El coronavirus sería lo de menos.  A una humanidad sana y fuerte el coronavirus le haría los mandados. Lo que pasa es que la humanidad viene arrastrando muchos problemas desde mucho tiempo atrás; arrastramos muchas enfermedades que no se han atendido debidamente; serios problemas tiene la humanidad. Tiene achaques, cánceres que la corroen y debilitan y poco a poco la van llevando al bordo de la tumba…. hasta que llegue el día en que un vientecillo leve la empuje hasta el fondo del abismo. ¿que no? ¿Dime a donde más conduce el camino que llevamos?
La última epidemia sólo vino a descubrir cosas que se venían medio-ocultando, cosas que no aparecían en la superficie……pero que allí estaban. Nos dimos cuenta que tenemos sabios que no saben, gobernantes que no gobiernan, medicinas que no curan, medios de información que no informan…. la verdad, religiones que no religan….pacifistas que no pacifican y guerreros que saben cómo empezar las guerras, pero no saben cómo terminarlas…….
La humanidad está enferma, y las señales son muchas.
Que la humanidad está enferma nos lo dijo el virus que nos encerró en nuestras casas.
Que la humanidad esta enferma nos lo dijeron, una vez más, las muertes de negros en manos de la policía y vigilantes.
La humanidad está enferma. Nos lo dijeron los actos vandálicos, que podrían ser de frustración, pero no dejaban de ser indicadores de una sociedad enferma… en la que la justicia está muy lejos de ser justa y que, más que garantizar una sociedad en armonía, ayuda a crear una sociedad dividida y frustrada. Lo vimos en el actuar de vándalos, de frustrados y hasta en el actuar de muchas autoridades.
Pobre humanidad, está enferma.
¡Y tan bien que se veía! Con sus yates elegantes y su campos de golf tan bien recortados; con su centros comerciales tan modernos repletos de mercancías que muchos solo podían ver detrás de los cristales… Con sus elegantes parques de diversiones a los que medio mundo no puede entrar, por no alcanzar a pagar la entrada.
Tan bien que se veía la humanidad con tanta gente gordota y chapeteada….Tan bien que se veía la humanidad con cielo lleno de aviones y las calles de sus ciudades repletas de carros… Tan bien que se veía la humanidad con su tecnología tan deslumbrante que día a día nos sorprende con novedades… Y las redes sociales con tanta gente ¡tan inteligente!
Pero nada. Todo eso es una falsa fachada, la realidad, triste realidad, es que la humanidad está enferma. La humanidad no puede ser feliz sin igualdad, justicia, fraternidad. Mucho camino nos falta por recorrer si queremos una humanidad feliz. Muchos caminos debemos enderezar si queremos dejar se sufrir los terrores de la guerra, del hambre, de la inseguridad. Muchos caminos debemos enderezar si no queremos ir a una guerra Final que acabe con una humanidad enferma…
Nuestra humanidad está enferma y las esperanzas de que sane pronto no son muy alentadoras.. Hemos entronizado mentiras en el altar de la verdad. No hay líderes que arrastren con su buen ejemplo, ni a la humanidad le interesa el perseguir la bondad porque los valores se han perdido: hoy se busca más el tener que ser; se busca más el deslumbrar que el iluminar, mas el aparentar que el ser de verdad.
Pobre humanidad, depende de todos y cada uno de nosotros… y todos y cada uno de nosotros vamos perdiendo el interés por leer, por estudiar, por ser más humanos, más racionales para saber amarnos, y amar a los demás, ……. ¡Pobre humanidad!

Puedes leer mis libros en Kindle, busca Mario Soto Centeno

Publicado en columna del lic. | Etiquetado | Deja un comentario