Creer o no creer…. VOY CON MI HACHA

Te decía hace dos semanas que ante el oleaje creciente en el mar de opiniones, cada día es más difícil encontrar puntos firmes para anclarse con una creencia, y los faros de luz cada vez se ven más lejanos y opacos… y algunos son meros espejismos.

Los otrora noticieros y medios de comunicación imparciales y de confianzas se han ido convirtiendo en servidores del que mejor les pague, unos más descaradamente que otros… otros más solapadamente que unos. El objetivo ya no es informar, es controlar… y viendo bien las cosas, tal vez siempre fue ese el objetivo oculto, subyacente, primordial de los Medios…. controlar a las masas. ¿Y para qué quieren controlar las masas? Pues para   hacer PAN, atarantado… atarantado tú, no el pan.

Con todo, antes se veía el orgullo de ser un medio de comunicación serio, sobre todo los periódicos, la televisión siempre tuvo algo de show hasta en los asuntos más serios, pero antes había el orgullo de ser un columnista, un profesional de periodismo, se respetaba y se cuidaba la profesión, la reputación. De hecho  la  Prensa, era conocida como “el cuarto poder”, fue el único medio de comunicación masiva por mucho tiempo, después vendrían la radio, la televisión y  la internet que hoy son los Medios… Cuarto poder se llamaba a la prensa, según unos, porque era el cuarto después del poder ejecutivo, legislativo y judicial de un país; otros decían que era el cuarto poder después del trono (rey), altar (iglesia), dinero (banqueros)… y cuarto la  prensa, por lo que ser periodista era una gran cosa.

Hoy en día la profesión de periodista se ha degradado a simple repartidor se volantes de publicidad y regador de noticias, sin importar si son verdades, verdades a medias o noticias falsas… a ti te pagan por repartir…… y siempre encontrarán despistados que les creerán sus mentiras. 

A veces ve uno personas que creen a cualquier anunciador-merolico y uno se pregunta cómo será posible que personas que se ven tan respetables, inteligentes y normales sean capaces de creer semejantes mentiras… Es que lo que vemos como mentiras para ellos son verdades, sea porque tengan el coco tan atrofiado que no sepan distinguir entre verdad y mentira, o sea que estén condicionados a creer sin cuestionar, sin averiguar, todo lo que venga de ciertas fuentes, de ciertas personas, de ciertos Medios… No me vas a creer, pero hubo un tiempo en que mucha gente creía que todo lo que estaba en letra de imprenta era cierto; después creían que si lo decía la televisión era verdad. Nomás falta que ahora crean que todo lo que está en la internet es cierto…

Ciertamente a fin de cuentas, la realidad es que cada quien cree lo que le venga en gana, lo que quiere creer, ya sea porque tiene criterio y puede escoger entre lo creíble y lo increíble, o porque eres buen “creyente” y para no esforzarte pensando decides creer lo que te dijeron que creyeras, o simplemente lo que otros creen.

Tú crees lo que quieres creer, aunque a los demás no les parezca. Como dijo el zorrillo cuando algunos animales se quejaban de su mal olor: “cada quien apesta como puede”… cada quien cree lo que quiere creer y punto.

Hoy, con la facilidad de la internet y las redes sociales, cualquier menso es periodista… Bueno, también antes, sólo que a un periodista menso de antes se le tenía por listo porque no era tan fácil como ahora desenmascarar a los mensos; las redes sociales no perdonan, les encanta sacar trapitos al sol y los tendederos son graaandes muy grandes. Fíjate nomás en los artistas, antes los grandes artistas eran dioses, hoy las redes sociales los descubren con todos sus escándalos y algunos ni a seres humanos respetable llegaron.

De la misma forma, como las redes les quitaron el brillo a muchas estrellas falsas y derrumban ídolos, esperamos que poco a poco vayan cayendo los Medios mentirosos, poco a poco se vaya depurando la Verdad. Ese poco a poco depende de la velocidad con que se eduque de verdad y en la verdad a las nuevas generaciones, porque lo único que nos salva es la educación, un pueblo con criterio no es engañado tan fácilmente, aunque los engañadores, los agentes de la mentira siempre existirán. Ya vemos que desde el “sicuteratinprincipio” la serpiente mentirosa engañó a los inquilinos del Edén, de seguro seguirán las serpientes mentirosas por esos mundos de Dios engañando a los humanos….. hasta que aprendan… ¿Aprenderán?…. Hagan sus apuestas.

busca libros de Mario Soto Centeno en amazon.com
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario