La Columna del Lic. Vidriera… No te preocupes si…

columna 1Nos enseñaron desde niños que deberíamos de amar al próximo. Hasta nos enseñaron que todos los mandamientos de Dios se podían “encerrar” en dos: “en servir y amar a Dios y a tu prójimo como a ti mismo”…... Nos hicieron repetirlo tanto que ya ni atención le poníamos a lo que decíamos.. y ni atención le ponemos ahora. Sin embargo, es la ley: Amar a Dios y amar al próximo.
Pero vamos viendo con calma las cosas, porque acuérdate que una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa… Una cosa es que tengas que amar al prójimo y otra, muy distinta, que te tenga que caer bien. Nadie te puede obligar a que te caiga bien toda la gente, ni los próximos ni los lejanos. Y tú, por más que te creas carita, que tengas labia, te creas sabio y te creas el non plus ultra de toda la humanidad y casi te parezcas al Licenciado Vidriera, nunca de los nuncas les vas a caer bien a todo el mundo… Es más, te aseguro que entre más te creas, más gordo caerás… más pesado, más sangre pesada, más sangrón caerás. Ten esto en cuenta.
“No soy monedita de oro pa’caerles bien a todos”….dice un dicho. Nadie es tan perfecto que no le caiga mal a alguien. De manera que no te sientas mal si le caes mal a alguien o alguien te cae mal. Te digo esto con fundamento. Acuérdate que el que vino a predicar el Amor también se encontró con que algunas gentes les caían mal… ¡¿Qué no?! ¿Me vas a decir que le cayeron muy bien lo mercaderes qué echó a latigazos del templo? ¿O que le caían muy bien aquellos a los que llamó, “hipócritas, sepulcros blanqueados, raza de víboras…” Ve tú a saber cuántos más. Es algo natural. Lo Malo y los malos nos caen mal si eres bueno, o los buenos y los Bueno te caen mal si eres malo.
A todos nos caen mal algunas gentes y algunas gentes nos caen más bien que otras, eso que ni qué. Todos lo experimentamos. Así que no te mortifiques tanto. No tienes por qué caerles bien a todos, ni tienes por qué esforzarte en que todo mundo te caiga bien. Por lo que sí debes de preocuparte, y preocuparte mucho, es por caerte bien tú mismo. Cuando eso logres te darás cuenta que más gente te cae bien y que a más gente tú les caes bien, y eso te hace más llevadera la vida, más feliz.
Si alguien te cae mal, piensa que por algo ha de ser. Nada más preocúpate de estar seguro que cuando alguien te caiga mal sea por su forma de ser y no por envidia, porque pasa muy seguido que aquellos a quienes envidiamos nos caen mal….. y pasa seguido que aquellos que nos caen gordos es porque tienen a la vista defectos que nosotros también tenemos.
Hay que ser honestos, no tanto como para ir diciendo a todos “tú me caes bien” “tú me caes mal” “tú me caes más o menos”. No engañar, pero ser tolerantes, tratar de entender que todos tenemos defectos que tenemos que aguantarnos, soportarnos o retirarnos….
En familia se dan casos en que miembros de la familia se caen mal, pero conviven, a veces como perros y gatos, pero se llegan a ver perros y gatos inteligentes que saben convivir mejor que algunos humanos.
Si en las familias no todos se caen bien, en el trabajo menos. Tendrás que convivir con gente que te caerá mal, pero si vas a trabajar con los demás tienes que buscar la forma de no caer tan pesado, tan gordo, y saber manejar a los que te caen mal.
Del trabajo pasamos al mundo. Si vamos a vivir en este mundo juntos, tenemos que aprender a convivir… a tolerarnos, a soportarnos.
Ahora que… a veces sucede que juzgamos sin conocer. Como te dije, hay que empezar por conocerse uno mismo y aceptarse y mejorarse. Conocer a los demás, su historia, sus vidas y tradiciones…Tratar a las personas con las que convives. Te puedes llevar sorpresas, qué tal que después de tratar a esa persona que te caía mal, encuentres que…. ¡Tenías razón!.. Es antipática, pedante y orgullosa… bueno, pero ahora ya sabes de cierto. Pero también puede pasar lo contrario, y más seguido pasa que cuando conoces a las persona ya no te caen tan mal.
La idea es que si no quieres hacerte la vida pesada no les hagas la vida pesada a los demás. Vive y deja vivir. Entiéndete y entiende y comprende….a los demás.

La triste realidad….. o la gran verdad, como lo quieras tomar, es que aun a los que no te caen bien debes amar.. porque en esta aventura del vivir estamos todos tan interconectados que no hay Bien para unos si no hay Bien para todos, y  el mal que se hace a unos se hace a todos…. Cuando esto entendamos…Ufff, ¡otro mundo!!
Salud y Saludos

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario