Hacha 1

Feb 15-2010

ENFRIAMENTO  ¿GLOBAL…O CEREBRAL?

 ¿Te acuerdas cuando nuestros antepasados los cavernícolas, hace millones de años, se empezaron a alarmar, porque la tierra se estaba enfriando…? Te deberías de acordar porque algo debería de haber quedado en la memoria colectiva y porque el susto fue grande. La tierra se estaba enfriando y los hombres andaban preocupados y asustados… Se veían cabizbajos y meditabundos, aunque eso era porque todavía no se enderezaban bien…pero sí andaban muy alarmados…

— La tierra se está enfriando.

–Los volcanes se están apagando, el mundo se va a acabar…

–La tierra se está enfriando…nos vamos a morir…

Y los cavernícolas preocupados… cabisbundos y meditabajos

–Dicen que arriba de la tierra se le están formando unos témpanos de hielo muy grandes

–Y también allá debajo de la tierra se está juntando mucho hielo

 –La tierra se está enfriando, nos vamos a congelar…

–Ya los ríos de lava no corren igual que antes…

–El mundo se va a acabar…

De inmediato surgieron las teorías. Y si los hombres hemos sido ingeniosos para encontrar causas, no hemos sido menos ingeniosos para encontrar soluciones… Siempre ha habido gente “vivilla” y algunos se dedicaron a asustar más a la gente y a sacarle provecho a la situación.

Ya desde antes rondaba la idea de que el sol era El poderoso y como sol a secas sonaba  a poca cosa, dijeron que el sol era “dios” y lo llamaron  El altísimo, el todopoderosos, el que nos da la vida, la luz y el calor, el dios más importante, por lo menos. Y ese dios les quería quitar el calor. La tierra se estaba  enfriando. Y surgieron los sacerdotes del dios sol, los que hablaban con él y estaban al tanto de sus deseos y caprichos y empezaron las soluciones, muchas de las cuales a los únicos que beneficiaban eran a los mismos sacerdotes y sus compadres…

— Es que al sol se le está acabando la leña…

— traigan leña y traigan comida…

–hay que sacrificarle seres vivos…

— ¿humanos también?

— ¿por qué no? Hay que darle sangre y empiecen con ese que no cree en el sol…

Todavía no entendemos bien lo que pretenderían nuestros antepasados con los sacrificios, ¿por qué se les ocurriría que con sangre el sol iba a calentar más, si todavía ni siquiera se inventaban las transfusiones?  El caso fue que muy pocas culturas se escaparon de sacrificar humanos y muy pocas se escaparon de adorar al sol. Todavía los que inventaron aventar una muchacha virgen a los volcanes tenían más lógica… ¿para que el volcán y la muchacha entrarán en calor…o para que se enfriara el volcán?

Y nacieron los sacerdotes especiales que ofrecían diferentes sacrificios al sol, y sacerdotes que aventaban muchachas a los volcanes… y cada loco salió con su tema.

Hasta una corriente religiosa decía que dios castigaba a los hombres porque algunos empezaban a usar taparrabos y a cubrirse con píeles, que eso era una ofensa a dios, que si dios hubiera querido que anduviéramos tapados nos habría hecho con pantalones y camisa y unos abogaban por andar desnudos y otros por andar con taparrabos y otros decían que nomás las mujeres anduvieran en cueros, otros que nomás las mujeres anduvieran bien tapadas… y por eso vemos tanta variedad en nuestros días. Otros dijeron que el sol se había enojado porque los hombres habían aprendido a hacer lumbradas, y que si no les bastaba el calor del sol para calentarse mejor ya no los calentaba…y estos comían carne cruda….

Muchas cosas parecidas decían los expertos, porque por esos tiempos, junto con los sacerdotes, aparecieron también los expertos, los que saben todo y no se les entiende  nada. También por ese tiempo surgieron los sabios y los puede distinguir fácilmente: los expertos vociferan y exageran, dicen lo que les dicen y casi nunca saben lo que dicen. Los sabios hablan con respeto y, casi con humildad, comparten lo que suponen que todos deberíamos de saber, y casi nunca dicen todo lo que saben. Pero como los sabios tenían que decir que el sol no era dios, fueron de los primeros ofrecidos en sacrificio y desde entonces se cuidan muy bien de lo que dicen, porque desde entonces los sacerdotes y los expertos no pueden ver con buenos ojos a los sabios… como que el enfriamiento de la tierra les daño la vista. Los sabios dijeron que el enfriamiento era un proceso normal, que lo que deberían de hacer los humanos era buscar formas de irse adaptando a los cambios, porque muchos cambios venían en camino, que deberían de unirse y ayudarse.

Siglos después un sabio griego dijo que “panta rei”…. ¿juat? Que todo cambia, que ni siquiera te puedes bañar dos veces en el mismo río, porque el río cambia a cada momento y la tierra está cambiando a cada momento, desde que empezó echa una bola de materia ardiente, hasta el día que explote en mil pedazos, o quinientos……. igual que el sol, está cambiando todo el tiempo.

 Hoy los modernos cavernícolas (eran más amplias las cuevas que nuestros apartamentos y muchos parecen cuevas) también andamos asustados, ahora que porque la tierra se está calentando y los hielos se están derritiendo. Hoy como entonces, se oyen las voces de los sacerdotes y los expertos con mil teorías y mil soluciones…Los sabios casi se han extinguido y hablan más quedito.

Nada hay nuevo bajo el sol… Hoy, como ayer, hay expertos que tratan de asustar a la gente para sacar provecho a la situación y, hoy como ayer, los más indefensos serán los sacrificados a los nuevos dioses. Más peligroso que el agujero que se agranda en la capa de ozono es el agujero que se va agrandando en los cerebros  y cada vez nos hace más irracionales… Se está perdiendo la capacidad de raciocinio. Más peligros que el calentamiento global, es el enfriamiento del corazón que lleva al egoísmo, al odio y a la destrucción, estos pueden acabar más fácil con la raza humana que los cambios en el cielo y en la tierra. La tierra el día que se canse simplemente va a  empezar a tirar su carga por todo el espacio…   Mientras que los humanos parece que no nos cansamos de hacernos daño los unos a los otros……….. Salud y saludos y hasta la próxima

 

Pobre de Haití

A dos días del temblor en Haití, buscando noticias sobre el sucedido, me encontré en un periódico de seria trayectoria en Guadalajara un artículo de alguien que ya he oído nombrar, un tal Loret de Mola, que al parecer debió haberle aprendido más a su padre… su artículo empieza diciendo que en Haití los enemigos se comen a los enemigos, que los cocinan y se los comen…y sigue diciendo otras cosas, que aunque puedan ser ciertas, no es el momento para denigrar un país asolado por la naturaleza. Con el temblor tienen suficiente, no hace falta que vengan articulistas faltos de ética a asolar más a un país desolado.   ¿O será la cobardía de patear al caído cuando no puede defenderse?

Dejé la internet y prendí el radio y un viejo pastor de reputación, (desafortunadamente no estoy seguro del nombre, pero fue como a las 8:20 am en una estación de noticias en inglés en el 1070 am) dijo que Haití había hecho un pacto con el diablo, que si los ayudaba a liberarse de los franceses estarían de su lado y que desde entonces Haití ha “sufrido” la ayuda del diablo… más bien parece que han sufrido, porque tuvieron que pagar cara su libertad a los franceses que no quisieron bajarle ni un cinco al precio y Haití, libre de los franceses, siguió esclavo de una deuda injusta y el mundo “civilizado” volteó la cara a otro lado para dar un escarmiento a los esclavos que quisieran reclamar su libertad….

Ahora es tiempo de ayudar, no de reclamar… y, si no ayudamos no estorbemos

Aquí vive el presidente… el que manda vive enfrente…

 Después del asesinato de Obregón en México en 1928, Calles comprendió que tenía competencia en los asesinatos políticos y dejó apresuradamente la presidencia en manos de Emilio Portes Gil, que no era el típico gobernante militar de carrera, sino un Licenciado en leyes no muy esclarecido. Don Plutarco soltó la Presidencia, pero no las riendas del poder, esas se las vino a arrancar de la mano y a la fuerza Lázaro Cárdenas, muchos años después.

Tanto el noble Don Emilio, como su sucesor, Pascual Ortiz Rubio marcharon por la ruta que don Plutarco les indicaba y al paso que él marcaba, por eso el sufrido, pero muy creativo pueblo, acuñó la frase: “Aquí vive el presidente, el que manda vive enfrente”, porque en realidad no se retiró mucho don Plutarco… En el mundo eran los tiempos de los caudillos, de los generales, de las revoluciones. Hoy en día el mundo está más enmarañado y hay grandes grupos de poder que no luchan tanto en los campos de batalla, sino en los campos de las corporaciones, transas, transacciones, tracciones y traiciones.

Sin embargo, casi todas las naciones del mundo tienen un presidente, un Señor Presidente, que a veces tiene “poder” y a veces es sólo figura decorativa, representativa, del país, un supuesto líder encargado de los discursos y ceremonias, pero los que mandan en realidad, porque rara vez es una persona en nuestros días, viven enfrente, viven atrás, o viven lejos. 

Hace un año que entró en funciones el nuevo Presidente. Celebramos entonces la salida del anterior y la llegada del nuevo y… soñamos, todos soñamos con un país mejor, soñamos que todos y cada uno de nuestros problemas los iba a solucionar el nuevo Presidente, porque hablaba muy bonito, se veía sincero y, puede ser que, embriagado por las muestras de cariño del pueblo, haya llegado a creer que lo podría hacer.

Poco a poco vamos despertando y pasando del idealismo a la realidad, nosotros y el Presidente, y nos vamos dando cuenta que sigue siendo verdad aquello de que… “Aquí vive el presidente, el que manda vive enfrente”. Ni pudo terminar la guerra, los contratos estaban firmados. Ni pudo dar seguro médico a todos, perderían algunos negocios, negociotes, negociazos… ¿y la reforma migratoria tan esperada por millones?, bien puede ser la “nueva” bandera que se enarbole para las siguientes elecciones…

En tres años vendrán otras campañas bien orquestradas y renacerá la esperanza y volverá el idealismo, porque las modernas “democracias” tienen por objetivo hacer creer al pueblo de que es él el que elige a los elegidos por los que se encargan de elegir a los que darán la cara ante el pueblo, aunque no sean ellos los que mandan, porque los que mandan viven enfrente…atrás… o lejos… y las democracias están haciendo muy buen trabajo.

Ojalá al Presidente Obama no le pase lo que a otro presidente mexicano, objeto de los dichos populares. Cuando entró Venustiano Carranza a la ciudad de México el pueblo esperanzado y en el sueño idealista de que don Venustiano iba a pacificar el país y encausarlo por el camino del progreso lo recibieron con vivas y gritos ¡Venustiano, Venustiano! Igual que acá nosotros gritamos ¡Obama, Obama! Pero al poco tiempo, cuando pasaron del idealismo a la realidad y se dieron cuenta que no era el “salvador”, el pueblo clamaba: ¡Sal Ustiano, Sal Ustiano”…

Salud y saludos y hasta la próxima semana

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s