LA COLUMNA DEL LIC VIDRIERA …Multitasking… sin pensar

Cuando empezó la humanidad a pensar y a vivir en el mundo todo se hacía a mano… y a mano limpia. Pero bien pronto el hombre descubrió que podía ayudarse con piedras para golpear, para cortar; También empezó a usar trozos de madera… a los que luego añadió piedras, y descubrió una hacha, un azadón, una azuela y más herramientas que mejoraron cuando descubrió los metales… pero todo se seguía haciendo a mano. Cada quien hacía sus herramientas y cada quien hacían los utensilios para el hogar. Las mujeres hilaban el algodón o la lana, tejían y cosían sus vestidos y los de la familia…. Que querías una puerta para la casa, la hacías, que querías una olla para cocer la carne, la hacías, que querías un vestido para protegerte del aire y del frío, o un sombrero para el calor, lo hacías. Luego salieron los expertos: Aquél es bueno para hacer ollas.. Zas se convirtió en el ollero de la tribu. Aquel es bueno para hacer cosas con madera.. Se convierte en el carpintero de la aldea… Aquel es bueno para hacer pan.. Zas, se convertía en el panadero del pueblo.
Luego fueron pasando los años, pero hasta… no hace tanto, todavía se oía decir “lo hizo a mano”… está “hecho a mano”, aunque ya se empezaba a decir: “Lo compré ya hecho”, para decir que el artículo era de fábrica, hecho a máquina, o en serie, pero no por una persona… .
Uhh, la gente de antes sabía hacer ¡muuuuchas cosas! solo mandaban hacer lo que en realidad no podían hacer, que era muy poco. Hoy la gente sabe hacer una sola cosa… lo que hace en la fábrica.. ya todo lo compramos “hecho”. La gente compra lo que tú haces en la fábrica donde trabajas… y tú compras lo que otros hacen en la fábrica donde trabajan…. Y es que las fábricas empezaron a producir en serie y los precios bajaron, de modo que llegó el día en que… la gente dijo… “Vale madre hacer huaraches, vale más comprarlos hechos”
Y se nos olvidó hacer las cosas… ya no sabemos hacer nada, ni huaraches, menos zapatos. Ya todo lo compramos hecho… Hasta la comida. Antes decir vamos a “comer afuera”, era poco común, era un evento; lo normal era comer adentro, en la casa, ¿pos dónde más?
Todavía me ha tocado oír a muchachos por ahí que platican admirados de las muchas cosas que su abuelo sabe hacer.. y eso que su abuelo no sabe hacer ni la mitad de cosas que sabía hacer su abuelo… “milusos” o “todistas”, les decían en los pueblos a los que hacían de todo, se podía decir que tenían 4, 6 o más profesiones.. y en todas tenía que ser bueno. Pero si el abuelo sabe hacer cosas, los nietos lo que saben es comprar las cosas… Oh, pero se creen muy superiores porque saben hacer varias cosas al mismo tiempo, “mutitasking” dicen. Y se desesperan cuando al abuelo le tiemblan los dedos y batalla por buen rato para mandar un texto en el teléfono… “estoy bien”.. Pero la foto no supo cómo mandarla… “es que me estaban distrayendo” se excusa el abuelo. “Pero tienes que aprender multitasking, abuelo”… “Multitaskink… Multitasking”, -masculla el abuelo que no quiere darles la contra a sus nietos…. pero está pensando “se glorían porque pueden estar texteando oyendo música y sorbiéndole al popote de la soda al mismo tiempo ¡Guau!!! ¿Qué grande gracias! O la otra porque vas manejando y pintándose la máscara del día y hablando por teléfono—– ¿Me vas a enseñar multitasking a mí, que con una mano sembraba maíz con otra frijol y calabaza y con los pies iba tapando la siembra… y cuando no tapaba la siembra con el pie, tenía que cuidarme de que no me alcanzara la yunta que venía atrás de mí tapando la semilla… me vas a enseñar a mí?”
¿Qué dices abuelo?
Nada, que ustedes están muy modernos… (pendejos era lo que estaba pensando el abuelo)
Pero lo importante de esta plática, y a donde quiero llegar antes de que se me acabe el papel, es que, de la misma manera que poco a poco dejamos de hacer las cosas que necesitamos, y ya no las hacemos a mano sino que las compramos hechas…. también un día se nos hizo más fácil dejar de pensar, dejar de tener ideas propias y nos apropiamos las ajenas, dejamos de pensar y usamos los pensamientos de los demás, dejamos hasta de creer y usamos las creencias de los demás. Como esos que, no sabiendo expresar una idea propia, toman una frase de algún sitio y la ponen en su muro de facebook como propia. No lo pensaste… alguien lo pensó… Dejaste de buscar algo personal para creer y empezaste a creer lo que otros creían o lo que alguien te ofreció…para que creyeras.
No tenemos ideas propias, porque hace mucho que dejamos de pensar. Esas opiniones, esas ideas que crees que son tuyas… más bien son adoptadas… no pasaste el proceso que el pensador pasó para llegar a las conclusiones, tú simplemente tomaste las conclusiones sin averiguar si el proceso fue bueno o malo… ¡Y hay gente que defiende ideas ajenas! Y los defensores de ideas ajenas hasta son más aguerridos, (entiéndase fanáticos) que los defensores de ideas propias. El defensor de sus ideas a vece es humilde y piensa que puede equivocarse. El defensor de ideas ajenas va a ojos cerrados… Dios nos libre de esos…
Sí, un día dejamos de hacer las cosas, se nos hizo más fácil comprarlas, aunque no fueran como las queríamos.
Ya no comemos en casa, ahora comemos “afuera”. Ya no tenemos ideas propias, ahora las tomamos de las redes, de… donde se pueda….
Poco a poco vamos dejando se ser animales racionales, para convertirnos en animales con racionalidad bajada de las redes. Non cogito, ergo non sum. Amén.
Salud y saludos..

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s