La Columna del Lic. Vidriera. Otra vez….

–“¿Otra vez la ortografía? ¡Ah, cómo jo…robas, Licenciado!”
–¿Y qué quieres que haga? Para mí es un tema de cada semana y a veces de cada diario, mi trabajo ronda por esos rumbos y por eso la gente me hace plática sobre el tema, y siempre me resulta curioso ver cómo hay algunos que se fijan mucho en la ortografía… mientras que otros no se fijan nada, y algunos que casi abogan por la abolición de la ortografía… les ha de estorbar mucho.

Algunos se preocupan mucho porque doña ortografía los hace ver mal, pero no es para tanto. No preocupeicion.
Creo yo que lo único que una mala ortografía puede (dije puede)revelar es que si no sabes ortografía, bien puede ser que no sepas otras cosas. Repito, dije puede ser, no que así sea siempre.
Si el doctor, por ejemplo, no aprendió bien la gramática, (porque tuvo que estudiarla), puede ser que tampoco haya aprendido bien la anatomía, por ejemplo, y por cortarte las amígdalas te corte los amígdalos… y entonces sí, con una voz muy ladina vas a decir: “Siiií tiene importancia la ortografía”.
Por otro lado, una buena ortografía puede revelar que si sabes bien esas reglas, puede ser que sepas bien otras cosas también. Puede ser, digo, porque unos tienen mucha facilidad para unas materias y sobresalen, mientras que con otras se enredan sin encontrarles cola ni cabeza, mucho menos las amígdalas.
Eso es todo, pero el saber o no saber ortografía no prueba nada en definitiva, y la verdad es que todos estamos en la medianía… y lo he dicho, y lo repito: a fin de cuentas, puedes ser muy buena persona sin saber ni papa de ortografía, puedes muy bien tener “éxito” en la vida y hasta puedes entrar al zielo con todo y sapatos ¡Y sin saber hortográfia!
Mientras que, aún con toda tu ortografía casi perfecta, (porque no creo que haya un 100%) puedes ser una persona de los más pedante y pedorra y que vas a ir a dar de Kuernos al infierno si no eres vueno
No, señor, no se equivoque usted, yo no estoy abogando aquí por el no saber. De ninguna manera, compadre, no sea güey, sólo digo… lo que dije, y siempre, pero siempre es mejor saber que no saber.
Fíjate nomás qué introducción tan grande y apenas voy a empezar con lo que te quiero platicar esta semana… De plano, casi debería de dedicarme mejor a hacer introducciones. Pero antes que se me olvide, si empecé con la ortografía, fue porque en una semana me comentaron dos personas sobre las faltas que en la revista aparecen… Uno me dijo que al que le dijo que la revista tenía faltas le respondió que “si así, siendo que es regalada le ponen peros, ¿Qué sería si fuera vendida?”

También es bueno aclarar que el hecho de que sea gratis no nos da derecho para faltarle al respeto ni ser altaneros con la señora ortografía, y si vamos a regalar hay que regalar algo bueno… en eso estamos.
El otro que me comentó fue un vendedor, que una señora mayor, que se veía que sabía mucho, le señaló algunas faltas… En una de esas hasta había sido maestra la señora, y mis respetos, pero debemos de entender que hay cosas que supimos que ya no sabemos, ¡porque ya cambiaron!…
Los académicos de la lengua, sea porque de veras saben o nomás para desquitar el salario y conservar el puesto, de cuando en cuando hacen cambios a la ortografía, y lo que se escribía de un modo ahora se escribe de otro y el que supo de los antiguo encuentra errores en lo nuevo… pero no son errores aunque parezcan horrores…
Bueno y esta es otra introducción y ahora sí ¿¿De qué íbamos a hablar? ¡mater valendum! ya se me olvidó… ¡otra vez!
El chiste es que aquí no hay duda de si fue primero el huevo o la gallina… Fue primero el idioma y muchos, muchísimos años después nació la real academia de la lengua… La española nació en 1713, la mexicana en 1875… que ya no fue real sino republicana
La tarea que se han propuesto los académicos es de depurar el idioma… su lema es “limpia, fija y da esplendor” (al idioma). Lo único que les falta es ser infalibles para que se llamen Sumos pontífices de la lengua, pero se da el caso de que a veces tienen que ir cambiando sus reglas, que no son infalibles ni eternas… ¿Te acuerdas el desmother que se armó cuando dijo la academia que Christo se escribiera sin h, ganó el pueblo… porque el pueblo lo escribía sin hache, y casi siempre es el pueblo el que impone las reglas y la academia las aprueba… nomás les ponen el sello.
Aprende esto, la verdadera sabiduría consiste en saber ser feliz… la demás sabiduría es ignorancia disfrazada de presunción…. sale sobrando. Entre no saber ortografía y no saber hablar hay un hilo dental… hay mucha gente que no sabe expresar lo que piensa porque no piensa correctamente, tonces vamos a la base: Piensa correctamente y sabrás expresarte correctamente…con la boca y con la pluma… hablando y escribiendo.

El Pilón.– Muchos que aparentan preocuparse por la ignorancia de la gente, no quieren acabar la ignorancia, lo que quieren es que la gente sepa las cosas q    ue ellos les quieren enseñar, no importa que sean mentiras….. o porque son mentiras… Salud y Saludos y hasta la Próxima…y recuerde: Lo correcto, y más importante, es pensar bien, no solo escribir bien………ni siquiera hablar bonito.

Anuncios

Acerca de licvidriera

Leo, medito, escribo, vivo y escribo en la eternidad
Esta entrada fue publicada en columna del lic., Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s